Prensa Aldasa Amfiv.

Prensa Aldasa Amfiv. La División de Honor se interrumpe nuevamente este fin de semana para dar paso a la fiesta nacional del baloncesto en silla de ruedas, la Copa del Rey. A priori, el recién proclamado campeón de Liga, el Fundosa Once, es el gran favorito, aunque el otro gran candidato, el CID Casa Murcia Getafe, intentará hacer valer su condición de anfitrión para alzarse con el título. Sin embargo, la Copa es un torneo especial, una competición en la que no existe el margen de error y en la que todos los participantes se reservan el legítimo derecho a soñar con protagonizar la sorpresa.

Uno de ellos será, una temporada más, el Aldasa Amfiv. Porque los vigueses tienen un complicadísimo cruce de cuartos de final ante el campeón liguero de la pasada temporada, el Fundación Grupo Norte, y en el horizonte, aunque todavía muy lejano, está el hipotético enfrentamiento de semifinales ante el vencedor del choque entre el CID Casa Murcia y el Mideba Badajoz. Todo esto en la decisiva jornada del sábado para no llegar al domingo como un simple espectador sino como protagonista del partido por el tercer y cuarto puesto o para estar un paso más cerca de cumplir el sueño de todos y disputar la gran final.

Eso sería el domingo a las 12.30 horas pero antes hay un largo y complicadísimo camino por delante. Valladolid es la primera piedra en el camino, el sábado también a las 12.30 horas. El Aldasa sabe que si no quiere despedirse de esta Copa del Rey a las primeras de cambio tiene que mostrar su mejor versión ante los pucelanos, un conjunto que la pasada campaña hizo historia al conquistar su primer título liguero y que esta temporada, a pesar de haber perdido a hombres de la talla de Dan Highcock o Tristan Knowles, se ha reforzado con jugadores importantes como Diego de Paz o el canadiense Adam Lancia. “Somos conscientes de que nuestro primer escollo es duro pero en esta temporada ya sabemos lo que es vencer al pasado campeón de liga, el Fundación Grupo Norte”, afirma Julio Bernárdez, entrenador del conjunto vigués, quien puntualiza que “acudimos a esta competición con la intención de demostrarnos a nosotros mismos que estamos en un buen momento como equipo y que podemos ser un rival incómodo para cualquier equipo de la liga”.

Sin embargo, el Amfiv no ha podido preparar su participación en el torneo del K.O. tal y como le hubiera gustado a su técnico. “La semana no ha sido buena para el equipo pues los problemas físicos de Julio Vilas y Txema Avendaño han mermado el ritmo de entrenamiento. La ayuda de jugadores noveles como Samuel y Luismi nos ha permitido preparar el partido de Valladolid y considero que a estas alturas de la temporada lo importante es que estemos todos en buenas condiciones a la hora de comenzar el encuentro”, confía Bernárdez.

El Aldasa sabe que sus posibilidades de alcanzar las semifinales y medirse al vencedor del Getafe-Mideba pasan por “cometer muy pocos errores tanto en defensa como en ataque. Nuestro éxito pasa inexorablemente por eso. Sabemos que nos vamos a enfrentar a rivales más poderosos económicamente que nosotros y eso siempre se refleja en la pista. No podemos dar la mínima ventaja y, para ello, nuestro juego debe estar dominado fundamentalmente por la palabra rigor, rigor en todas nuestras acciones de juego”.

Además, Bernárdez espera que su equipo pueda mermar el potencial ofensivo del Fundación Grupo Norte, como ya hizo el pasado sábado en el último choque liguero ante el Servigest Burgo. “La espectacular defensa ofrecida por el equipo en la última jornada de liga, dejando a Servigest Burgos por debajo de los 40 puntos, es la piedra angular sobre la que se basan nuestras ilusiones de cara a esta edición de la Copa del Rey”, avanza el preparador vigués.

Para conseguir ese objetivo, Bernárdez resalta la importancia de “la entrada en la rotación del equipo de casi la totalidad de la plantilla. Eso nos puede permitir apretar un grado más en nuestra defensa. Además, poder elevar nuestra presión a más periodos de tiempo dentro del encuentro  facilita nuestro modelo de juego, pues el robo de balones o el forzar malos tiros del equipo contrario aumenta nuestras posibilidades de contraataque y nos permite disponer de más posesiones de balón”.

(Visited 18 times, 1 visits today)