Entrevista a Diego de Paz, jugador del Fundación Grupo Norte

El jugador del Fundacion Grupo Norte, Diego de Paz entra a canasta en un partido de liga. Fundacion Grupo Norte

El jugador del Fundacion Grupo Norte, Diego de Paz entra a canasta en un partido de liga. Fundacion Grupo Norte

Fundacion Grupo Norte. Como Federico García Lorca, Manuel de Falla, Camarón de la Isla o Pablo Picasso, Diego de Paz es una leyenda con acento andaluz. Da igual que sea con una pluma y un bote de tinta, con una partitura, acompañado de una guitarra, de un lienzo en blanco o de un balón y un aro en el horizonte; siempre hay un descendiente de Al-Ándalus con mucho arte en su disciplina. Tres paralimpiadas disputadas, un bronce en el Europeo de Nazareth o una Copa de Europa son solo algunas de las obras que el ala-pívot de Fundación Grupo Norte atesora en su currículum.

Después de casi cinco lustros casado con el baloncesto en silla de ruedas, sus canas rejuveneces cuando se dibuja la silueta una cita continental como la que tendrá lugar del 2 al 5 de mayo en Valladolid. La Champions Cup se prepara para levantar el telón y a Diego de Paz le invade el espíritu de Peter Pan: Siempre joven. «Pese a los 24 años que llevo jugando, en los que he ganado una Copa de Europa en el 97 y una André Vergauwen, uno se sigue ilusionando», declara el jugador del Fundación Grupo Norte, que, lejos de amedrentarse ante el nivel de los equipos participantes, reconoce que en las citas al más alto nivel es donde más se disfruta: «En Londres jugamos, por ejemplo, contra Canadá y Patrick Anderson. Poder medirte con ellos es ilusionante».

La fe mueve montañas, y el equipo vallisoletano tendrá enfrente a los picos más altos de Europa. Galatasaray, Besiktas Jimnastic, Lah-Dill, Santo Stefano Sport o Fundosa ONCE son solo algunos de los gigantes que se darán cita en el polideportivo Pisuerga. De Paz ve claro qué rivales son los favoritos para llevarse la Copa a casa: «El Galatasaray-Fundosa ONCE del primer día es una final anticipada».

«Quedar subcampeones de España de un plus de moral para enfrentarnos a los mejores de Europa». El segundo puesto logrado ha sido el desayuno de los campeones para el equipo de José Antonio de Castro. Un buen tazón de autoconfianza que deja una baza que juega a favor del BSR Valladolid, que espera mejorar la imagen dada el año pasado en la Andrè Vergauwen, donde se quedó sin pólvora demasiado pronto. «Ellos creerán que somos una perita en dulce, pero tenemos a la afición y la ilusión. El año pasado teníamos una plantilla más corta y nos fundimos; ahora tenemos más rotaciones. Tenemos que aprender del año pasado», asegura De Paz.

Pese a ser la cenicienta del torneo, el sevillano no descarta que el equipo morado pueda ser el tapado del compromiso continental: «Ellos tienen mucho presupuesto y con ello la presión de ganar. Nosotros tenemos mucho que ganar y poco que perder. Hemos quedado segundos en la Liga, podemos ser la revelación». Un as más debajo de la manga de los vallisoletanos, para los que una 5ª plaza sería un buen resultado, como expresa Diego de Paz.

El Fundación Grupo Norte buscará ser un cordero con dientes de lobo para camuflarse en la manada, dispuesto a hincar el diente a quien se ponga por delante. El primer objetivo es dar «buena imagen» ante su público y, si para ganar, el balón pasa por sus manos, el andaluz no tiene problemas en jugársela; la muñeca no le tiembla con la presión de la cita: «Para eso me ficharon. Cuando uno busca un referente en la pista no tengo problemas en jugármela», asevera. Una seguridad herencia de sus años como profesional, en los que ha visto jugadas pintadas de todos los colores y torneos para todos los gustos. Esta razón lleva al ala-pívot morado a reconocer la labor del club y de la ciudad en la organización de la Champions Cup: «Llevo tantos años jugando que me he encontrado muchos campeonatos mal organizados. Todos coinciden en que Valladolid está muy por encima. En eso tenemos medalla de oro, les damos 40 vueltas a todos», asegura.

En Pisuerga, el de Valencina de la Concepción será la estrella más buscada de la constelación que se dará cita en la cancha vallisoletana, donde se reunirán más de medio centenar de olímpicos. Un lujo al alcance de muy pocos que Diego de Paz no quiere que se pierdan los pucelanos, a los que invita a ver un espectáculo que seguro que «les llamará la atención».

(Visited 29 times, 1 visits today)