Carlos y Noel se cuelgan el oro en ruta, dos días después de ceder la plata en la crono por una avería final

Carlos González y Noel Martín posan con su medalla de oro y su maillot arcoiris de campeones del Mundomarca.com – «Pueden ser la sorpresa del Mundial», avisaba Félix García Casas, seleccionador del equipo español de ciclismo paralímpico, sobre el tándem formado por Carlos González y Noel Martín antes del campeonato celebrado en Greenville (Carolina del Sur, EE.UU.).

Era una apuesta arriesgada porque la pareja española no había ganado ninguna carrera hasta entonces y disputaba su primera cita mundial, pero Félix les conoce bien y sabía de lo que hablaba. La pareja se vistió con el maillot arcoíris en la ​prueba de línea, un oro que sabía a algo más que a gloria tras lo sucedido en la crono.

«Se nos salió la cadena de transmisión a falta de 400 metros para el final y con la mala suerte de que era subiendo porque si hubiera sido en llano hubiésemos podido llegar sin pedalear. Tuvimos que bajarnos y empezar a correr con la bici en la mano. Carlos se iba medio tropezando conmigo», explica Noel, el piloto del tándem. «Fue muy mala suerte pero parece que el ciclismo acabó siendo justo con nosotros después», añade.

Avería y adiós a la plata

Hasta la avería, el tándem español iba en tiempos de plata. Al final, acabó sexto. «Fue un palo porque hicimos una carrera buenísima y que justo llegando a meta nos pasase eso… Si llega a ser en otro momento o si no hubiese sido la cadena de transmisión, al menos hubiéramos podido pedalear alguno de los dos. Se nos quedó mal cuerpo. Parecía que se habían alineado los astros contra nosotros», continúa Noel.

Pero los campeones son aquellos que cuando se caen saben levantarse y eso es lo que hicieron. Borrón y cuenta nueva y dos días después salieron a por todas en la prueba de línea. «Vinimos a Estados Unidos buscando una medalla pero no contábamos con un oro porque hay mucho nivel en la carretera», reconocen ambos vía telefónica.

En esa medalla colaboró también el otro tándem masculino español, el formado por Ignacio Ávila y Joan Font, que eran los grandes favoritos a alzarse con dos oros en el Mundial y acabaron firmando dos cuartos puestos.

«En la prueba de línea iban pletóricos pero tuvieron que limitarse al trabajo de equipo para controlar los ataques en grupo. Fueron muy nobles y trabajaron a tope para sus compañeros que iban en fuga y, aún así, quedaron cuartos.

Fue una pena porque se merecían la medalla que, sin duda, les llegará en el próximo Mundial», decía Félix.

En éste a quien les llegó fue a Carlos y a Noel, que por primera vez ganaban una carrera juntos y lo hacían en su primer Mundial. «Es la primera victoria de mi vida», decía un exultante Carlos. Lo primero que ambos pensaron cuando se proclamaron campeones del mundo fue en todo el sufrimiento que habían pasado hasta llegar a subir a lo más alto del podio. Primero en la crono, después en todos los esfuerzos y sacrificios que había detrás de ese oro.

Sólo un año juntos

A mediados de este mes hará un año que se conocieron. Noel cogió el testigo a Luis Javier Castellanos como piloto del tándem y, desde el primer día, Carlos tuvo claro que funcionaría. «Cuando ya tienes experiencia sabes si esa persona puede valer y me di cuenta rápido», explica.

El madrileño había empezado a correr en tándem en 2008, aunque no se lo tomó en serio hasta tres años después.

Siempre le había gustado el ciclismo pero, debido a la retinosis pigmentaria que padece desde los nueve años, no podía practicarlo solo. Esa misma enfermedad degenerativa, que causa una pérdida lenta de la visión, le obligó a dejar su trabajo como programador informático y entonces decidió apostar al cien por cien por la bicicleta.

Se conocieron a mediados de septiembre y en noviembre, Carlos se trasladó a Valladolid, donde vive Noel, para entrenar juntos. «Yo no puedo entrenar solo en carretera, tengo que hacerlo en tándem o en el rodillo», explica el ciclista paralímpico.

Noel, que ha compaginado hasta ahora su pasión con la bicicleta con la carrera de Ingeniero Industrial y Certificador Energético de Edificios, reconoce que le costó adaptarse al tándem.

«Carlos es un luchador nato al que le gustan los retos y Noel es todo fuerza y clase en la bici. De hecho, es uno de los corredores elite de nivel en España», concluye Félix, el seleccionador nacional.

(Visited 25 times, 1 visits today)