Estar involucrado con algún deporte puede mejorar la salud, el bienestar y la calidad de vida de cualquier persona con discapacidad.

Atleta compitiendo

Atleta compitiendo

Ashisports. El camino hacia una buena salud no se detiene cuando una persona con alguna discapacidad es dada de alta del hospital. A pesar de que la vida ha sido salvada, el estado físico se ha estabilizado y le han dado una silla de ruedas o una prótesis, no significa que la rehabilitación sea completa.

El largo camino de rehabilitación que se tiene por delante es muy largo (sobre todo, en mantener el estado físico) y, además se debe adaptar progresivamente a su nueva vida. Muchas personas nacen con una discapacidad y no necesitan de esta adaptación. Una de las actividades que pueden mejorar la salud, el bienestar y la calidad de vida de cualquier persona con alguna discapacidad es el deporte.

El deporte ofrece ventajas físicas – Buena circulación de la sangre, músculos más fuertes, mejor equilibrio y coordinación. Pero el deporte puede ofrecer mucho más. El deporte proporciona una ayuda en la adquisición de habilidades y de no-dependencia. Además, las personas que están involucradas en algún tipo de deporte disfrutan de beneficios psicológicos como auto estima, confianza y la creencia en sus habilidades y capacidades.

También tienen niveles más bajos de ira y estrés en relación con las personas discapacitadas inactivas.

El lado sano del deporte

A través del entrenamiento en un deporte en concreto, se aprenden nuevas habilidades y el ya famoso “teamwork” o trabajo en equipo. La auto disciplina aumenta, así como habilidades organizativas, liderazgo y sentido de responsabilidad hacia sí mismos y hacia los demás.

Las comunidades también pueden beneficiarse cuando los usuarios participan en el deporte. Muchos programas deportivos de todo el mundo se centran en la inclusión de los jóvenes en riesgo social. El deporte puede proporcionar una sana competencia, promover el uso del tiempo constructivo, interacciones sociales positivas y promover valiosas habilidades para la vida. De esta misma manera, el deporte es beneficioso para las personas con discapacidad.

El deporte, en este caso puede necesitar que esté adaptado; cambio de reglas o en la forma en que se realiza, pero como regla general, las adaptaciones se reducen al mínimo. En el tenis en silla de ruedas, por ejemplo, la pelota puede rebotar dos veces en vez de una.

Deportes comunes para personas con discapacidad.

Algunos de los deportes más comunes para las personas con discapacidad son el atletismo, el tenis de mesa, tenis en silla de ruedas, ajedrez, judo, natación, baloncesto en silla de ruedas o ciclismo.

En algunos de estos deportes sus reglas son exactamente las mismas. (Dependiendo enteramente del tipo de discapacidad y cómo afecta a jugar el deporte).

Un ejemplo de  un deporte es el tiro al arco. Un arquero con una discapacidad puede competir en igualdad de condiciones al igual que cualquier otra persona. En el deporte de competición, como son los juegos paralímpicos, los atletas reciben una calificación del grado de discapacidad y del tipo de discapacidad que tienen. En base a ello, acondicionan el deporte y el terreno de juego, según la persona.

Tenemos que ayudar a las personas con discapacidad a integrarse en clubs deportivos corrientes, en sus propias comunidades, instalaciones deportivas e interactuar con los otros miembros del club, de tú a tú. El reto de los clubs deportivos y de las escuelas es promover la inclusión de personas con discapacidad en todas sus actividades deportivas en la medida de lo posible, mediante la eliminación de barreras físicas y emocionales. El estigma y la percepción erróneo de que las personas con discapacidad no quieren o no pueden participar en las actividades deportivas es uno de los mayores obstáculos que hay que superar.

 

(Visited 4.307 times, 1 visits today)