En México se consolida la disciplina deportiva en la que con tan sólo una extremidad se puede jugar al balompié

excelsior.com

Iván Dávila juega futbol con una sola pierna y un brazo. En su niñez, tuvo un accidente con una descarga eléctrica y perdió dos extremidades. Sin embargo, a sus 17 años insistió, entrenó y hoy es uno de los jugadores excepcionales del equipo Coyotes de Querétaro en la disciplina de futbol de amputados en México.

Como la suya, otras historias de vida se juegan sobre la cancha. Alrededor del 75 %, son de jugadores que perdieron una extremidad por un accidente vial. El resto son por enfermedades como el cáncer o malformaciones congénitas.

El futbol de amputados fue diseñado en 1984 en los Estados Unidos por Don Bennett. Más de 30 años después llegó a México. Jan Gauna, presidente de la Federación Mexicana de Futbol de Amputados (AMFA) conoció la disciplina en 2008 en un viaje a Brasil. Ahora la federación cuenta con 11 equipos, dos más en formación y hasta 218 jugadores.

“No sabía que existía, aunque ya tengo 21 años de trabajar en deporte adaptado para personas con discapacidad. Desde entonces tuve la inquietud que se hiciera en México. Cuando se realizaron los XVI Juegos Panamericanos en 2011, unos chicos de Sinaloa me contactaron para verlos jugar contra Estados Unidos.

“Fue el primer partido emblemático de amputados el 13 de abril de 2012, fecha que cambió mi vida y mi expectativa del futbol”, relató el también profesor de la Universidad de Guadalajara, quien poco después creó un equipo de amputados en Jalisco, con deportistas que practicaban otras disciplinas.

En menos de tres meses, nació el equipo con seis jugadores, un balón y un terreno. Ahora son más de 20 integrantes. Enseguida se crearon los equipos de Nuevo León y Colima, para luego fundar, con esos cuatro equipos, la AMFA. Actualmente existen otros en la Ciudad de México, Querétaro, el Estado de México y Guanajuato.

“Somos el único país del continente que tiene liga, con el formato que manejamos, y el segundo del mundo después de Turquía. Somos la Federación más grande de América afiliada a la Federación Mundial de Futbol de Amputados (World Amputee Football Federation, WAFF)”, precisó vía telefónica a Excélsior.

Este deporte es un futbol 7, es decir, se juega con seis jugadores en el campo y un arquero. Por las condiciones de los jugadores, se hicieron adecuaciones a las reglas de futbol como los saques de meta, que son con los pies y no con las manos; los jugadores deben usar bastones tipo canadiense, no axilar; se juega sin prótesis y no pueden tocar el balón con los bastones ni con el muñón, pues esto equivale a una falta.

“Hay que definir qué es una persona amputada, porque ese es el término. No es un deporte adaptado, sino de quien perdió una pierna o un brazo. Es así como la descripción de campo dice que el jugador debe tener dos brazos y una sola pierna. En el caso del portero, dos piernas y un brazo. La amputación puede ser desde el hombro, el tobillo o la cadera. Hay excepciones de jugadores que no necesariamente aplican al término clínico de amputación como una malformación congénita o tienen alguna lesión neurológica y no pueden mover la extremidad”, explicó el administrador de empresas, que en su tesis de titulación propuso el tema de oportunidades laborales para personas con discapacidad. Así se enlazó con su actual labor.

El esfuerzo de jugadores y organizadores es dentro y fuera de la cancha. Los apoyos, tanto públicos como privados, son nulos. Los equipos se mantienen económicamente de sus propios integrantes. Sin embargo, el equipo Tigres de la Universidad Autónoma de Nuevo León (UANL) que representó a México, ganó la primera Copa Internacional de Futbol de Amputados Costa Rica 2016.

“Hay que concientizar que es un riesgo que corremos todos. En un abrir y cerrar de ojos la vida cambia radicalmente y no tenemos infraestructura para la reintegración al ámbito laboral y social. Cuando piden oportunidades no se las dan al verlos, pero es admirable la habilidad de los chicos para hacer las cosas con un solo brazo o una sola pierna. Tan solo correr con una sola pierna es una habilidad sorprendente”, destacó.

Con una pierna, los jugadores meten goles; con una mano, los arqueros paran balones. La cancha está abierta y en espera de que más jugadores se unan al mejor partido de su vida.

(Visited 307 times, 1 visits today)