El atleta paralímpico español David Casinos ha confesado que se siente “ganador”, pase lo que pase en los Juegos Paralímpicos de Río 2016, que se disputarán del 7 al 18 de septiembre, mientras se encuentra ya afrontando la rectal final para conseguir una medalla y afrontar sus quintos Juegos.

EUROPA PRESS – “Me siento ya ganador, pase lo que pase. Creo y pienso que tendré muchas más oportunidades en el deporte”, afirmó Casinos, que después de su participación en Brasil enfocará su vida a estar con su familia y a ayudar a que “jóvenes deportistas” se introduzcan en el deporte y hacerles crecer.

“Mi lugar es el deporte paralímpico y mi prioridad va a ser ayudar a jóvenes con ilusión que se han enamorado de este deporte, el lugar donde yo empecé y por eso quiero ayudarles a crecer”, aseguró el atleta que, pese a todo, aún no tiene nada decidido, recibiendo ofertas de futuro en torno al deporte, como conferencias, su libro ‘Todos los días sale el sol’ e incluso la organización de un meeting paralímpico en Valencia.
Con cuatro oros, Casinos afronta sus quintos Juegos con la misma ilusión que los primeros que disputó en Sidney 2000. “Cinco Juegos son muchos y mantenerme en este nivel año tras año ha sido muy difícil. Estoy muy orgulloso de haber llegado hasta aquí por todas las competiciones vividas”, confesó.
Desde que a los 25 años una retinopatía diabética le dejara ciego, Casinos centró sus esfuerzos en el deporte, convirtiéndolo en su eje central. Ahora, está considerado el mejor lanzador de peso invidente de la historia.
Además, es el único atleta paralímpico que participará en Río que padece de diabetes. “Las emociones influyen en que el nivel de azúcar suba o baje y, por supuesto, en las competiciones es inevitable que suba. Todos los días me tengo que poner insulina para entrenar, para poder lanzar el disco lo más lejos posible, para llevar a mi hija al colegio. Para mí, la diabetes nunca me ha restado, al revés, me ha dado muchas oportunidades”, explicó.
(Visited 23 times, 1 visits today)