Uno es no vidente y el otro tiene una enfermedad que va debilitando la fuerza de su cuerpo día a día.

ellibero.cl

El primero es atleta y el segundo practica la natación. Pero juntos realizan charlas a empresas y colegios para eliminar el prejuicio de la discapacidad. “Podemos hacer toda nuestra vida de forma normal”, señala Abarza antes de partir a Río de Janeiro.

Cristián Valenzuela será el primer chileno en participar en los Juegos Paralímpicos, que parten el próximo miércoles 7 de septiembre. El fondista es la principal carta de Chile en Río, ya que defenderá la medalla de oro que ganó en Londres 2012 en los 5 mil metros.

El atleta no vidente saldrá a la pista del Estadio Olímpico de Río el jueves 8 de septiembre. Dos días más tarde debutará en la competencia de los anillos el nadador Alberto Abarza, el mejor especialista panamericano en 50 metros libres y 50 metros espalda.

Cuando tenía dos años, a Alberto Abarza (31) le descubrieron una enfermedad llamada el síndrome Charcot-Marie-Tooth. “Es una enfermedad que te va debilitando la fuerza del cuerpo día a día. Se va desarrollando poco a poco hasta que finalmente terminas postrado en cama. Además, también afecta la parte respiratoria”, contaba a “El Líbero“ el año pasado. Cristián Valenzuela (33), en tanto, a los 12 años comenzó a perder la visión, producto de un glaucoma congénito.

Ambos deportistas sufrieron de una profunda depresión, que finalmente lograron superar gracias al deporte. En noviembre de 2014, Valenzuela relataba a “El Líbero” que ya no vivía pensando en la ceguera. “Ahora pienso que las personas son iguales a mí, que pueden aprender de mí, como yo puedo aprender de ellas. No me paso la vida preguntándome todos los días por qué veo o no veo”.

“Podemos hacer toda nuestra vida de manera normal”, reafirma Alberto Abarza, quien trabaja como asistente de inversiones y colaboradores en el Bci. Valenzuela agrega que la inclusión en Chile es un concepto muy poco entendible. “Para mí es interactuar con una persona entre comillas diferente, porque en el fondo todos los seres humanos somos iguales. La inclusión es que la persona con discapacidad quiera incluirse y la persona sin discapacidad, quiera incluirla”.

Esos son los conceptos que ambos deportistas han desarrollado en distintas charlas a empresas y colegios, además de contar sus historias de vida en torno al deporte. Incluso realizaron un programa de televisión en UCVTV llamado “RCapacita”, donde el animador era un no vidente, al igual que Valenzuela.

“En estos últimos meses he aprendido mucho de Cristián”, señala Abarza. “Me dijo que los Juegos Olímpicos hay que disfrutarlos y que tuviera siempre en mi mente el pensamiento de que la última competencia es la más importante. Es por eso que me he preparado para representar de la mejor manera a nuestro país”.

La delegación chilena para los Juegos Paralímpicos está compuesta por 15 deportistas. Además de Valenzuela y Abarza, se suman los pesistas Juan Carlos Garrido, Jorge Carinao y María Antonieta Ortíz; los tenimesistas Matías Pino y Cristian Dettoni; la nadadora Valentina Muñoz; los tenistas Macarena Cabrillana, Francisca Mardones y Robinson Méndez y la kayakista Katherine Wollermann.

(Visited 61 times, 1 visits today)