Con declaraciones del valenciano desde Río

Jesús Ortiz/ Avance Deportivo

Muy cerca ha estado Héctor Cabrera de subir al podio en su debut en unos Juegos Paralímpicos. El atleta español ha terminado en la 5ª plaza en lanzamiento de jabalina, a poco más de 2 metros de lograr la medalla de bronce.

A sus 22 años, el valenciano, 5º en el Mundial de Doha en 2015 y subcampeón de Europa este verano en Grosseto (Italia), se lleva un diploma paralímpico. Aunque su objetivo era conquistar una presea y para ello era consciente de que tenía que superar la barrera de los 60 metros.  Pero en un 6 intentos, su mejor marca ha sido de 58.47, lejos de los 62.28 que alcanzó en el Europeo y que supone récord continental en la categoría F12 (deficientes visuales).

Cabrera, que tiene el síndrome de Stargardt, una enfermedad ocular con pérdida de agudeza visual progresiva, empezó bien la prueba con un lanzamiento hasta los 58,47 que le situaban en 3ª posición. No se bajó del podio hasta que el serbio Nemanja Dimitrijevic superó su registro con 60.86 metros en el 4º intento.

Con el oro para el uzbeko Aleksandr Svechnikov (65.69) y la plata para el iraní Sajad Nikparast (62.74), la pelea por el bronce seguía abierta, pero el español se quedó en 57.38, 56.20 y 57.53 en sus 3 últimos lanzamientos. Al final, 5º puesto y diploma en Río de Janeiro para Cabrera en su estreno en unos Juegos.

Desde la zona mixta de Río, Héctor nos ha comentado que tiene un sabor agridulce, por una parte está contento por participar en sus primeros Juegos, pero por otra parte decepcionado porque su objetivo era subirse al podio.

Nos ha explicado que no le han podido los nervios y que no sabe lo que le ha ocurrido, ya que ha empezado muy bien el concurso y que en la final de peso hizo marca personal, así que los nervios no le han pasado factura.

Para acabar  nos mencionó que salvo sorpresa luchará por ser campeón paralímpico en Tokio si no aparecen nuevos lanzadores en el próximo ciclo.

(Visited 382 times, 1 visits today)