Jesús Ortíz/ Avance Deportivo

Gerard Descarrega junto a su guía Marcos Blanquiño han logrado la medalla de oro en la prueba de los 400 metros lisos categoría T11 (ciegos o deficiencia visual) en los Juegos Paralímpicos de Río de Janeiro. El atleta español se ha impuesto, junto a su guía Marcos Blanquiño, en un gran sprint final.

Con el público del estadio olímpico Joao Havelange jaleando a los dos corredores brasileños, Descarrega sonreía en el tartán, no se ponía nervioso, era consciente de que estaba ante su gran oportunidad. En los Juegos de Londres fue 4º y quería quitarse esa espinita subiendo al podio. Tras una buena salida, se mantuvo en 3ª posición durante los primeros 200 metros por detrás de los atletas locales.

Al mismo ritmo, en perfecta sincronización, mientras las piernas del atleta alcanzaban su máxima velocidad, los ojos y la voz de su lazarillo marcaba su camino hacia la meta. Y en la última recta explotó, aceleró el ritmo y acabó imponiéndose al brasileño Felipe Gomes casi en la línea con un tiempo de 50.22 segundos, que supone récord de Europa.

“Ha sido todo perfecto, hemos hecho lo que habíamos hablado, hemos salido un poco controlados para llegar con un poco de gasolina al final y poder ser competitivos y ha salido todo a pedir de boca”, ha comentado el atleta.A sus 22 años logra una recompensa dorada después de tanto trabajo y esfuerzo en las pistas de la residencia Joaquín Blume de Madrid. Además, fue plata en el pasado Mundial de Doha en 2015.

El tarraconense, que corre con guía para no desorientarse y con gafas de sol y los ojos tapados con cinta de esparadrapo, no ve bultos ni sombras por la retinosis pigmentaria que le detectaron con 4 años y que empezó a agravarse con 12 años. De niño jugaba al fútbol en las calles del pequeño pueblo de la Selva del Camp (Tarragona) y daba patadas de taekwondo en el tatami.

Pero tuvo que adaptarse debido a la degeneración de la retina que sufre, también conocida como la ‘enfermedad del túnel’, ya que el campo visual y la agudeza se reducen cada vez más. Encontró en el atletismo una vía para seguir disfrutando del deporte y pese a la ceguera, se supera cada día con zancadas en la pista. En Río de Janeiro ha demostrado su talento y perseverancia con una medalla de oro.

Por otro lado, en los 400 metros T12, la barcelonesa Melani Berges consiguió el diploma paralímpico con su 4º puesto (57.66).Joan Munar, con el 6º mejor tiempo (22.96 segundos), no pudo acceder a la final de los 200 metros T12 (deficiencia visual) y se despide de Río con sabor agridulce, sobre todo, tras quedarse muy cerca del bronce en los 400 metros lisos al ser 4º. Y en los 100 metros categoría T44 (discapacidad física), Sara Andrés Barrio tampoco se metió en la final ya que acabó 14ª en las eliminatorias con un tiempo de 14.06.

 

(Visited 856 times, 1 visits today)