El 27 de septiembre del presente, un grupo de deportistas paralímpicos visitó Los Pinos.

prensadigitalup.wordpress.com

El objetivo de la reunión fue hacer al presidente Enrique Peña Nieto un conjunto de peticiones académicas y económicas. Dentro de este comité se encontraba la medallista de oro Amalia Pérez, una mujer perseverante e inteligente que ha traído al país dos medallas de plata y tres de oro de manera consecutiva.

Desde que nació, Amalia tiene Artrogriposis Congénita, un síndrome clínico que provoca la contractura de una o varias articulaciones y, en su caso, impide la movilidad en sus piernas.

Hoy en día tiene 41 años, una hija y ha asistido a cinco Juegos Paralímpicos (Sydney, Atenas, Pekín, Londres y Río). En los Juegos de Río además de llevarse el oro, impuso récord en su disciplina.

El Powerlifting paralímpico, consiste en tres eventos: sentadilla, peso muerto y press de banca en los que se involucran grandes grupos musculares para levantar la mayor cantidad de peso posible. En su modalidad paralímpica, requiere una fuerza máxima en brazos, ya que quienes compiten se encuentran sentados en una banca.

A principios de este año, Amalia lideraba el ranking mundial en su categoría con 122 kilogramos. En los Paralímpicos, levantó 130.

Pese al gran éxito deportivo que ha tenido, su mayor aspiración desde la infancia fue tener una carrera de Físico Matemático. Meta que parecía sumamente lejana no debido a su discapacidad, sino por la falta de apoyo del gobierno a este sector de la sociedad.

Creció con la discriminación latente en muchos aspectos de su vida y pasó gran parte de su infancia internada en un hospital. Los primeros años de su educación los llevó a cabo en escuelas del DIF; pero al llegar a la preparatoria tuvo que abandonar sus estudios. Esto debido a las carencias de infraestructura en transporte, planteles educativos y en la misma ciudad.

Al ver truncado su desarrollo académico, decidió invertir su tiempo y esfuerzo en entrenarse como deportista paralímpica en levantamiento de pesas. Y desde ese entonces ha ganado Premio Nacional del Deporte en 2008 y al Mejor Deportista de Toda América en 2009.

En 2007, Amalia denunció ante la Cámara de Diputados que los estímulos económicos recibidos por los atletas para los Juegos Parapanamericanos fueron sólo la mitad de lo que se les había prometido. Sn su última visita a Los Pinos resaltó la importancia de igualar los estímulos y becas vitalicias de los deportistas paralímpicos en comparación con los olímpicos.

(Visited 27 times, 1 visits today)