Oliver y Juan Luis llegaron este sábado a Santiago de Compostela tras recorrer en silla de ruedas más de 800 kilómetros

dxtadaptado.com 

La accesibilidad y la inclusión fueron las protagonistas este sábado en Santiago de Compostela. A las cinco de la tarde el reto Camino Sin Limites cumplía su principal objetivo. A esa hora los hermanos Oliver y Juan Luis Marfil llegaban a la plaza del Obradoiro tras haber completado los ochocientos kilómetros del camino de Santiago.

Desde el pasado 13 de septiembre los hermanos han sorteado centenares de barreras y adversidades para completar su reto. Juntos han demostrado la importancia que tiene apostar por la accesibilidad universal para garantizar la igualdad de oportunidades a todas las personas. Y todo ello haciendo el trazado original del Camino de Santiago Francés.

La llegada fue muy emotiva, particularmente para Juan Luis Marfil, que tiene una discapacidad de 96% producida por una parálisis cerebral y, además, es deportista de Boccia. Al llegar a la Plaza de Obradoiro la emoción inundó a Juanlu y a todos los asistentes. Casi un centenar de personas, estaban esperando a los hermanos.

Uno de los propósitos del proyecto era mostrar la realidad a la que se enfrentan día a día todas las personas que usan silla de ruedas. Esto lo han conseguido teniendo que superar todas las barreras que se han encontrado durante los ochocientos kilómetros.

Gracias a las aportaciones recibidas y al trabajo en equipo, se podrá hacer realidad un proyecto de adaptación de rutas de senderismo por toda España para que, por fin, puedan ser transitadas por personas con movilidad reducida.

(Visited 63 times, 1 visits today)