proyectofer.es

Hay fechas que se convierten en indelebles. Que permanecen durante mucho tiempo en la retina y en la memoria. Para Rafa Andarias, el pasado 29 de octubre de 2016 ya es una jornada imborrable. Es el día en el que alcanzó el triunfo más relevante de su ejecutoria deportiva: campeón de Europa de vela paralímpica en la clase 2.4mR.

Además, en Valencia, su segunda casa tras su Xàbia natal. Un triunfo no apto para cardiacos. Resuelto por un margen muy estrecho. Cinco días después de este brillante hito, el deportista alicantino continúa recibiendo felicitaciones y saboreando el éxito. No es para menos.

“Fue una competición trepidante, una semana de locos”, rememora el regatista FER. “Al inicio de la última jornada, igual podía ser quinto que proclamarme campeón continental. Finalmente, el desenlace fue el mejor posible. Me colgué el oro porque había acumulado más primeras posiciones en el cómputo global del Campeonato. Me llevé una tremenda alegría. Es el mayor éxito de mi carrera”, añade Andarias, quien encabezó el podio por delante del francés Kevin Cantin, segundo, y del murciano Antonio Maestre, tercero. Toda una recompensa a los 15 años dedicados a la vela.

Hasta el momento, el mejor registro logrado por Rafa Andarias (06/03/1990) había sido la cuarta plaza obtenida en la edición de esta misma competición del año 2014. La corona continental alcanzada hace pocos días en Valencia no solo representa la mejor rúbrica posible a otro ejercicio intenso y exigente.

Además, supone su particular reparación tras el vacío que le produjo la ausencia de los Juegos Paralímpicos de Río. “La decepción por no viajar a Brasil fue grande, pero esta alegría mitiga un poco aquel desencanto”, apunta el deportista alicantino, quien este año finalizó segundo el Circuito Iberdrola de vela paralímpica y concluyó en la novena plaza el Campeonato del Mundo, certamen disputado durante el pasado mes de mayo en Holanda y que reunió un total de 30 participantes.

Aunque la vela desaparece del programa de los Juegos Paralímpicos de Tokio 2020, Rafa Andarias no pierde ni un ápice de su motivación e ilusión para el ejercicio 2017. “Se ha cerrado un ciclo.

Lamentablemente, mi deporte no estará en Tokio 2020, pero continúo pleno de ánimos e ilusiones. No me gustaría retirarme sin competir en unos Juegos. Habrá que esperar a 2024”, apunta el regatista alicantino.

De cara a la próxima temporada, los objetivos son ambiciosos. El mismo los enumera: “reconquistar el Circuito Iberdrola en España, defender el título continental conseguido hace pocos días y dar un salto cualitativo en el Campeonato del Mundo, competición que podría celebrarse en Valencia. Existen opciones de que así sea. Ojalá se confirme”, explica el deportista FER, para quien la vela es algo más que una afición. Constituye una pasión. La mejor medicina para minimizar su diversidad funcional.

(Visited 30 times, 1 visits today)