practicodeporte.com

Los cinco nadadores paralímpicos de la Comunitat Valenciana, Ariadna Edo, David Levecq, Vicente Gil, José Antonio Marí y Ricardo Ten, coinciden en reclamar un “relevo generacional” en la selección española absoluta para poder competir con los jóvenes nadadores que han aparecido en otros países.

Así lo explicaron a EFE estos deportistas, tres de los cuales, Ten, Gil y Levecq, se encuentran en la etapa final de su carrera deportiva, según señaló este último.

Aumento de nivel

Todos ellos reconocieron que tendrán que ser sus sucesores los que afronten el aumento del nivel y la dedicación de la natación paralímpica en los últimos años a nivel mundial.

“Antes solo los países ricos invertían en discapacidad y ahora lo hacen casi todos”, valora el bracista Gil, que ha sumado tres medallas en cinco participaciones paralímpicas.

Vicente Gil asegura que antes solo los países ricos invertían en discapacidad, ahora “lo hacen casi todos”

“Tan solo hay que ver los resultados de hace varios años o de los Juegos Paralímpicos de Londres o Río de Janeiro”, añadió José Antonio Marí, cuarto y quinto clasificado en sus terceros Juegos, en Río, en cuatrocientos y cincuenta metros libres, respectivamente.

Así, en la prueba de Ricardo Ten, los cien metros braza de la categoría SB4 de anteriores Juegos en los que el valenciano luchaba por las medallas, el primer y el segundo clasificado tuvieron una diferencia de tres segundos, mientras que los cinco primeros en Río estuvieron en un segundo y medio, admitió Ten.

Marí, que ganó una medalla de bronce en los cincuenta metros libres en Londres 2012, también reconoció que ha trabajado “mejor que nunca” y que se encontraba en su “mejor forma” este último año.

A pesar de ello, reconoció que no ha obtenido los resultados que sí pudo conseguir en años anteriores “con un trabajo menor”.

Sacrificio con recompensa

Aun así, el nadador valenciano defiende, tras sus terceros Juegos, que el sacrificio siempre tiene su recompensa, aunque no siempre por dar lo máximo de uno mismo se obtienen los resultados que se desean.

No obstante, “a la larga, el trabajo realizado da su resultado” añadió Marí, tal y como le ocurrió a su compañera de Castellón, Ariadna Edo.

Edo admitió que hasta el año pasado “no destacaba para nada”, pero siguió “entrenando”, lo que le permitió volver de sus primeros Juegos en Río con un bronce en los cuatrocientos metros libres.

Los nadadores valencianos reconocen que se ha dado “un gran paso en la visibilidad del deporte paralímpico”

Además, los cinco medallistas paralímpicos de la Comunitat Valenciana destacaron que se ha dado “un gran paso” en la “visibilidad” del deporte paralímpico, ya que, según Gil, ya no resulta “raro” ver a una persona con discapacidad en una piscina.

Apoyo de los patrocinadores

Entre los factores que han contribuido a este cambio en España, destaca la actuación de las distintas federaciones de deportistas con discapacidad, la presencia de patrocinadores que han invertido en el deporte paralímpico y el interés de los medios de comunicación.

“Tras cada edición de los Juegos da la sensación de que el deporte paralímpico es cada vez más seguido. Los medios han empezado a darle el espacio que se merece y la gente solo tiene que conocerlo para engancharse”, declaró David Levecq, quien acumula tres medallas de plata en cuatro Juegos.

Los medios han empezado a darle el espacio que se merece”, afirma David Levecq

Sin embargo, la posibilidad de vivir profesionalmente del deporte paralímpico aun es “difícil”, lamentó Ten, aunque admitió que antes era imposible porque no había recursos.

La creación en 2008 del Plan de Apoyo al Deporte Objetivo Paralímpico (ADOP), financiado por distintos patrocinadores, supuso un “punto de inflexión”, a partir del cual, “se empezaron a percibir ayudas mensuales que permitían a los deportistas centrarse en su entrenamiento”, explicó Levecq.

Profesionalización

A pesar del avance, “solo pueden dedicarse profesionalmente los que están en lo más alto”, especificó Marí en alusión a los deportistas que obtienen una medalla paralímpica o mundial, mientras que los que han sido finalistas y no han conseguido medalla, “no obtienen ningún tipo de ayuda”.

“No todos tenemos el talento suficiente para estar arriba durante tantos años”, denunció Edo, quien concluyó que al deportista paralímpico, “se les paga por una medalla muchísimo menos que a un olímpico”.

(Visited 39 times, 1 visits today)