Las aguas del río Guatapurí sirvieron de inspiración para muchas composiciones de música vallenata; su caudal se va abriendo camino en medio de las rocas talladas que parecen traer un mensaje lleno de poesía.

elpilon.com.co

Así como fueron pretexto para una canción de Iván Ovalle Poveda cuando “quiso la fuerza del Guatapurí en invierno”, en aquel verso costumbrista impregnado en la creación ‘Quiero olvidarte’, grabada por Beto Zabaleta y Beto Villa en 1986, la principal corriente hidrográfica del Cesar también tiene el mensaje de muchos deportistas que nadaron en sus aguas cristalinas.

Atletas como Óscar Muñoz, Farid Díaz o Andrea Cañón tienen el sello de aquel vallenato que por obligación se bañó en el río. Muchos se preguntarán, ¿qué puede tener las aguas del Guatapurí para llenar de glorias a Valledupar y Colombia?

Carlos Daniel Hurtado no pudo ser la excepción. Un nadador santandereano que alcanzó tres medallas en los pasados Juegos Paralímpicos de Río de Janeiro y fue elegido recientemente como el segundo mejor atleta del mundo en su especialidad.

Los dolores de garganta, el clima extraño de Río de Janeiro y la constante competencia no fueron inconvenientes para que Serrano, de 18 años, marcara un ritmo agitado con sus contrincantes en las justas cariocas. Eso no representó problemas mayores para alguien que ha luchado duro, pese a su discapacidad de enanismo se ha destacado por sus logros. Lo que sí va a ser una prueba a batir es que, él o alguien más, pueda repetir la gesta que está tejiendo en las competencias que afronta.

Para él no había temporada navideña en la que su padre no lo trajera a Valledupar como principal excusa para pasar el fin de año en familia. “Para mí era muy bonito pasar allá la navidad. Tengo muchos recuerdos de una ciudad a la que le debo todo, allá jugaba con mis primos y siempre me gustó bañarme y aprovechar las aguas del río Guatapurí. Las primeras veces que fui no sabía nadar, pero siempre me pegaba mi baño. Recuerdo mucho ese lugar, porque era muy grande y el agua era fría. Por eso siempre le rogaba a mí papá para que me llevara a Valledupar en el fin de año”, recordó.

Pero esa tradición parece irse perdiendo poco a poco pues ya son tres años los que tiene Carlos Daniel sin venir a la capital del Cesar, precisamente por los viajes que tuvo que emprender durante muchas semanas al año, debido a que hace parte de la élite mundial de la natación paralímpica y su agenda cada vez es más estrecha.

Su corazón está abierto y tiene una cuenta pendiente de agradecimiento con el Guatapurí y su gente. “Allá tengo a mi abuela, la mamá de mi papá. Tengo muchos tíos y primos que me quieren ver, para felicitarme por todo lo bueno que me está pasando ahora. Espero volver pronto, lo que pasa es que con todo esto de las medallas de los Paralímpicos son muchos los compromisos que tengo”, agregó.

Sus logros

Carlos Daniel Hurtado tiene 18 años, está a punto de terminar el bachillerato y ya piensa en enseñar lo que más sabe hacer; nadar. “Yo voy a estudiar algo que tenga que ver con el tema físico, porque quiero enseñar a muchos niños y jóvenes lo que yo he aprendido”, advirtió.

Sumado a los logros alcanzador en Río de Janeiro, Hurtado fue campeón mundial en Escocia 2015, múltiple medallista en los Juegos Parapanamericanos de Toronto. Además, fue el primer colombiano con récord olímpico en natación. Todos esos reconocimientos los obtuvo en cuatro años de carrera. Por eso sirve de inspiración para esos nuevos deportistas interesados en hacer historia para el Cesar y el resto de Colombia.

Carlos Daniel Hurtado ha luchado duro, pese a su discapacidad de enanismo y se ha destacado por sus logros más allá de la frontera.

(Visited 19 times, 1 visits today)