Un elegante fundido a negro para ponerse en la piel del protagonista, el sonido del mar de fondo y su voz… Así comienza el cortometraje ‘Jinete Azul’, un documental que narra la historia de Aitor Francesena.

angelaribesdasi.wordpress.com

El entrenador más famoso de surf nacional explica como quedó ciego a causa de un glaucoma congénito y como supo adaptarse a esta discapacidad para continuar practicando el deporte que más amaba.

Rosa Hurtado, Ana Monleón, Fernando Sangerman y Javier Verdejo son los autores de este film. Los cuatro graduados en Comunicación Audiovisual querían grabar un documental sobre surf, pero contando una historia poco corriente y desde una perspectiva respetuosa y honesta. «Conocimos la historia de Gallo (Aitor Francesena) y nos impactó bastante porque aun siendo ciego, aun habiendo perdido la vista con el surf, seguía con ello. Nos impactó su historia de superación», explica la directora Rosa Hurtado.

Al contrario que otros documentales o entrevistas que se han realizado a personas con discapacidad visual, este grupo de amigos no pretendía plasmar a Aitor Francesena como un héroe ni tampoco como una víctima de su enfermedad. Solo contar el origen de su discapacidad, como la ha afrontado y como se sobrepone a ella a diario. Para ello, se sumergieron en Zarautz, su pueblo, y entrevistaron a sus antiguos alumnos, surfistas de élite y amigos de toda la vida.

El resultado: una panorámica donde se muestra a Gallo como un hombre que ha conseguido que las limitaciones de ser ciego no le determinen como persona. Y es que, más allá de la lucha por superar esta circunstancia, las personas ciegas también tienen que luchar contra los estereotipos.

Según el Instituto de Rehabilitación y Formación Helen Keller, las personas con discapacidad visual son vistas a priori como dependientes, inocentes, inútiles y objeto de lástima. Estos prejuicios provocan que se les rechace, olvide, se les sobreproteja o sobrevalore.

Para Aitor Francesena, lo más difícil es no ser tan autosuficiente como lo era antes: «Siempre que vas de un sitio a otro tienes que llamar a alguien y eso se hace duro, pero por lo demás… para mí la vida es maravillosa». Cuando formó la primera escuela de surf de España, todavía mantenía la vista en el ojo izquierdo y lo único que quería era «hacer todo lo que hace una persona normal antes de perderla completamente».

Sin embargo, quienes han convivido con él lo tienen claro: su vida es como la de cualquier persona sin discapacidad. Cocina para su hija, pasea a su perro y practica su deporte favorito como cualquier hombre de 46 años. «Las personas con ceguera lo tienen muy complicado, pero de ninguna manera eso les evita continuar con su vida y conseguir sus sueños. Son mucho más independientes de lo que creemos», comenta Ana Monleón, productora del documental.

Según el ‘Informe Mundial sobre la Discapacidad’, alrededor de 314 millones de personas en el mundo poseen deficiencias visuales. Todas ellas suelen tener menor educación y capacitación que aquellas sin discapacidad. Además, existen ideas erróneas sobre su productividad por lo que las personas discapacitadas acaban con bajas expectativas para encontrar empleo, explica la International Labour Organization en su estudio ‘Strategies for skills acquisition and work for people with disabilities’.

La ONCE ha decidido elaborar unas líneas de actuación para fomentar el empleo de sus afiliados ya que solo el 36 % se encuentran trabajando según el Informe sobre la Ceguera en España. Sus principales estrategias son facilitar una adecuada atención educativa a los afiliados en edad escolar o en proceso de formación y estudiar el mercado laboral ordinario y su evolución para favorecer la incorporación.

A pesar de estos obstáculos, Aitor Francesena ha conseguido mantenerse como uno de los mejores entrenadores de surfistas profesionales en el país y ha escrito dos libros sobre el aprendizaje de este deporte (‘Las olas contadas’ y ‘Querer es poder’). Gallo demuestra que todo es cuestión de intentar superarse a uno mismo, pero sobre todo lo que ha demostrado es que la ceguera no le ha definido como persona. Para eso ya está el surf.

(Visited 61 times, 1 visits today)