Tras correr en la Nocturna, el colectivo denuncia el «veto» a su participación en la próxima edición. La organización del evento alega motivos de seguridad.

elcorreoweb.es

Ya han conseguido participar en otras pruebas deportivas como la Nocturna del Guadalquivir o la Carrera Popular 10K del Instituto Municipal de Deportes (IMD), pero el Club Deportivo Handbike de Isla Mayor, que agrupa a personas con discapacidad que usan esta especie de bicicleta manual acoplada a la silla de ruedas para hacer deporte, lleva peleando, desde el año 2009, por que se permita su inclusión en carreras como la media o la maratón de la ciudad de Sevilla.

Porque, según señala el secretario de este club, Ernesto Mesa, año tras año se encuentran con la negativa «por parte de cualquiera de los partidos políticos que estén al frente del IMD», una situación que se ha repetido en las bases de las próximas ediciones del EDP Medio Maratón de Sevilla 2017 y la XXXIII Zurich Maratón. En el reglamento de la primera de estas pruebas, denuncia Mesa, se especifica como categoría la de «deportistas con discapacidad física M/W, carrera a pie», lo que a su juicio es una «discriminación en toda regla porque la mayoría de las personas que tenemos discapacidad no podemos usar las piernas». De hecho, tampoco tenían cabida aquí las sillas de rueda de atletismo, «pero tras nuestra protesta en redes sociales, que incluía una concentración el día de la celebración de la carrera, han levantado la prohibición y han abierto la inscripción a las sillas», lo que les ha llevado a cancelar la convocatoria.

Pero lo que realmente ha indignado, no solo al colectivo, sino también al Ayuntamiento de Isla Mayor, es que el artículo 5 del Zurich Maratón reza textualmente: «No está permitida la utilización de ningún aparato o artilugio rodado durante la carrera (incluido las handbike)», ya que exponen que en otras ciudades como Madrid se les ha permitido la participación. En este sentido, el alcalde isleño, Juan Molero (PSOE), señala que se sumará a todas las reivindicaciones que el colectivo lleve a cabo, destacando el «cabreo importante» que desde el Consistorio tienen con el IMD sevillano por el trato «desconsiderado» hacia las personas con discapacidad.

Claro que, según alega el Ayuntamiento sevillano, la organización de estas pruebas está privatizada y las normas las pone la empresa en cuestión, prestando el Consistorio apoyo, por ejemplo, a cortes de calles. El director de seguridad del circuito que acogerá Sevilla próximamente, Javier Gavela, reitera que la prohibición, que la realiza la Real Federación Española de Atletismo, obedece, entre otras cuestiones, a que la handbike es, como su propio nombre indica, una bicicleta y, como tal, debería estar circunscrita a pruebas de ciclismo, algo que corrobora el Defensor del Pueblo Andaluz, que emitió un informe sobre el asunto indicando que la reglamentación de las handbike «depende de la Unión Ciclista Internacional» y, por tanto, «es lícito que defina la participación propiamente centrada en la especialidad atlética». De la misma forma, Gavela asegura que en el diseño de la carrera sevillana se cruzan algunos puntos, por lo que por motivos de seguridad no se puede permitir su participación.

En cualquier caso, el CD Handbike de Isla Mayor no cejará en el empeño de desterrar el «desconocimiento que existe» con respecto a su método para hacer deporte, solicitando a las administraciones públicas que no destinen recursos a la celebración «de actos que discriminen la participación de las personas con discapacidad», sentencia el club.

(Visited 16 times, 1 visits today)