La ‘rider’ española suma su segunda medalla en la prueba de snowboardcross disputada en La Molina. Víctor González roza el bronce.

Jesús Ortiz / avancedeportivo.es

Otra vez sube al podio Astrid Fina en la Copa del Mundo de snowboard que se celebra en la estación gerundense de La Molina. La ‘rider’ catalana se quedó muy cerca de lograr la victoria, pero suma su segunda medalla de plata en esta competición.

La deportista española de 33 años, que apenas lleva algo más de 3 años deslizándose con la tabla de snow por la nieve, volvió a demostrar que su nivel sigue creciendo. De nuevo le plantó cara a la subcampeona del mundo, la holandesa Lisa Bunschoten, quien acabó llevándose el oro por poca diferencia.

Astrid llegó a la final por la vía rápida tras su gran actuación en las dos bajas de la ronda clasificatoria, siendo 2ª con 54.49 segundos, tiempo que mejoró en la siguiente carrera para ser 1ª con 52.99. En la final en la prueba de boardercross en la categoría Lower Limb 2 (discapacidad en las piernas) se medía a una rival que parecía inalcanzable hace unos meses. En la jornada inaugural una caída le privó del oro, y en esta ocasión la holandesa salió mejor y se escapó, sin que la española pudiese darle caza.

“Estoy muy contenta, ha sido mi mejor tiempo. Esto demuestra el buen trabajo que estoy realizando con Albert Mallol, estoy mejorando mucho y las sensaciones son muy buenas. Ahora iré a por todas el viernes y el sábado en la prueba de banked slalom”, ha comentado la deportista.

Y otro español, Víctor Manuel González, rozó la medalla de bronceen la categoría Lower Limb 1 Imp. 1 (deportistas con amputaciones femorales, lesiones medulares y de doble tibial). Tras ser 4º (54.99 segundos) y 3º (55.13) en las dos bajadas de clasificación, venció en cuartos de final al austriaco Reinhold Schett, que el día anterior lo eliminó en la misma ronda.

Pero en semifinales cayó ante el estadounidense Mark Mann, que después lograría el oro, y en la pelea por el bronce no pudo con el holandés Chris Vos. Gran resultado para el ‘rider’ español, que lleva más de 25 años practicando snowboard, pero apenas uno en la modalidad adaptada.

En 2015 sufrió un accidente en la montaña y se fracturó las vértebras C5 y C6 con una lesión centro medular grave, el pronóstico era de tetraplegia. Tras 6 meses hospitalizado y una estricta rehabilitación, con tesón y perseverancia volvió a ponerse encima de una tabla. Ahora vuelve a disfrutar de su pasión y espera cumplir un sueño: representar a España en los Juegos Paralímpicos de Pyeongchang 2018.

Para ese objetivo también pelea Óscar González, que también compite en la misma categoría y que en la Copa del Mundo fue 7°, ya que no pudo  pasar de cuartos de final. Antes había logrado quedar 7º (58.34 segundos) y 6º  (57.55) en la ronda clasificatoria.

(Visited 14 times, 1 visits today)