Esta es la historia de Sara Marín, 9 años consecutivos campeona de gimnasia rítmica en España y también ganadora de los Trisome Games

Sportlife

Cuando esta joven ilicitana nació, su madre no podía imaginar que su hija llegaría a proclamarse 9 años consecutivos campeona de España de gimnasia rítmica. Ni siquiera se atrevía a soñar con que llegara a practicar algún deporte: “Los médicos me dijeron que las personas con síndrome de Down son hipotónicos, que apenas tienen musculatura…” Pero Sara estaba preparada para dar muchas sorpresas. A los 3 años comenzó a practicar gimnasia rítmica, imitando a su hermana mayor. Y muy pronto empezó a destacar por su flexibilidad y entrega.

En 2004, Titi, su entrenadora en el Club Algar, propuso a Sara participar en “Veo, Veo”, un programa para “niños talentosos” en el que ganó el premio especial del jurado. Recibió tantos aplausos que alguien le propuso participar en el campeonato de España FEDDI (Federación Española de Deportes para personas con Discapacidad Intelectual). Algún tiempo después, cuando se proclamó campeona de España por primera vez, su madre se emocionó tanto que no podía parar de llorar y fue la propia Sara (que nunca se pone nerviosa en las competiciones) la que tuvo que calmarla.

En 2016, después de haber tocado techo a nivel nacional –ya no podía ganar nada más-. Sara empezó a soñar con competir a nivel internacional. El problema es que la gimnasia rítmica no está incluida en los Juegos Paralímpicos, no hay campeonatos mundiales ni europeos federados, todo es a nivel privado. Cuando desde el club informaron a María José, su madre, que en 2016 se iba a celebrar en Florencia la primera edición de los Trisome Games, los Juegos Olímpicos para personas con síndrome de Down, inscribió a su hija sin pensarlo dos veces. Las instituciones públicas y empresas privadas también colaboraron para cumplir su sueño.

“Lo que hace diferente a Sara es su trabajo, trabajo y trabajo –nos cuenta su entrenadora, Titi-. Entrena como cualquier otro deportista de élite, tres horas al día, cinco días a la semana. Ella empezó a hacer gimnasia conmigo a los 3 años y ahora tiene 20. Han sido 17 años de evolución continua. Sara fue la primera, pero después han ido viniendo al Club Algar de gimnasia otros muchos niños con discapacidad. Ahora mismo ya son 20, la mayoría con Síndrome de Down. La gimnasia les proporciona fuerza, resistencia, seguridad en sí mismos… La gran diferencia es que aquí entrenamos todos juntos y eso es muy bueno para ellos porque copian mucho. Colocamos a los gimnastas por niveles, pero no en función de si tienen o no discapacidad.

En Florencia, el éxito no pudo ser mayor. Sara ganó la competición de pelota, aro, cinta y mazas, así como la general. En total, 5 oros. “Ha sido un año redondo para Sara –nos cuenta su madre- es casi imposible que haya otro como este. Después de los Trisome Games la han llamado de muchos sitios para hacer exhibiciones e incluso le han otorgado la medalla al mérito deportivo de la Comunidad Valenciana. ¡Y el premio de Deporte, Solidaridad y Superación 2016, que votan los seguidores de Sport Life! Estamos muy contentas. Soñamos con que algún día la gimnasia para personas con discapacidad intelectual sea incluida en el programa de las Paralimpiadas. Pero Sara no se queda quieta a esperar, ya está preparando el próximo campeonato de España, en abril, en Albacete. Si lo gana será su décima victoria nacional consecutiva”.

(Visited 54 times, 3 visits today)