Desde el año pasado el Club Regatas Bariloche formalizó un convenio con el municipio para que personas con discapacidad puedan disfrutar de esta práctica recreativa y deportiva.
anbariloche.com.ar
Aproximadamente siete integrantes concurren a la sede del Club Regatas Bariloche en el kilómetro 20 por avenida Bustillo de la ciudad, bajo la coordinación de la docente Marisa Mugica. Este convenio fue firmado en el marco de una política de apertura del Club Regatas de integrar a otros sectores, más allá de lo competitivo, y la Municipalidad de Bariloche se hizo eco con esta propuesta.
Raúl Stuke, integrante de la comisión directiva manifestó que “dentro de un plan de crecimiento integramos la escuelita para chicos de 6 a 12 años y para adultos como una actividad recreativa. Hace un año comenzamos con remo adaptado para personas con discapacidad. Es una forma de devolverle a la comunidad lo que nos da, con distintas opciones de apertura”, y agregó: “Lo maravilloso es ver cómo conviven todos los chicos y adultos en un mismo espacio”.
Marisa Mugica es la docente a cargo del programa ADAM en remo adaptado. Su inquietud surgió viendo a otras personas impedidas de disfrutar de esta actividad por cuestiones físicas, “algunas con operación de rodilla, sobrepeso, y surgió mi inquietud de investigar más sobre el tema de la adaptación”.
Profesionales como Esteban Briguglio, entrenador de la selección argentina, Pepe Céspedes, German Burgos, Juan Rivarola fueron algunos a quienes Marisa recurrió para poner en marcha su deseo. “Por más que al bote siempre se lo debe adaptar para uno, sea de manera profesional o recreativa, esto iba más allá, pensando en distintas discapacidades”, dijo la docente.
Lo que en un principio fue un sueño hoy en día es una realidad, con integrantes del programa de deporte adaptado municipal disfrutando de las aguas del lago Nahuel Huapi, a través de esta práctica.
Sheila es una de las asistentes, y desde el 20 de noviembre concurre a navegar en un bote adaptado especialmente para ella. Es su primera experiencia deportiva y de ingresar al lago, y destaca el compromiso de Marisa, su docente. “Ella me invitó un día que nos encontramos en la escuela. Cada vez que vengo, navegar me tranquiliza un montón, me siento muy bien”, aseguró Sheila, aunque reconoció que “el lago es dificil cuando está picado”.
Por consultas pueden dirigirse directamente a los días de práctica en el Club Regatas Bariloche, ubicado en avenida Bustillo kilómetro 20, los días miércoles 17,30 a 19,30, viernes de 17 a 20 y sábado de 15 a 18,30.
(Visited 16 times, 1 visits today)