Una media de 20 de pacientes practica el tenis en silla de ruedas por prescripción médica

udedis.wordpress.com

El Hospital Nacional de Parapléjicos, centro dependiente del Servicio de Salud de Castilla-La Mancha, iniciará tras la Semana Santa la temporada estival de tenis en silla de ruedas, modalidad deportiva de interés creciente entre los pacientes ingresados en el centro.

Una media de 20 de pacientes del Hospital Nacional de Parapléjicos practica el tenis en silla de ruedas por prescripción médica, gracias a los beneficios terapéuticos físicos (mejora la fuerza en los miembros superiores y la resistencia global) y psicológicos de este deporte, que además se convierte en una poderosa herramienta de integración social.

El acuerdo entre la Fundación del Hospital Nacional de Parapléjicos y la Fundación Emilio Sánchez Vicario ha permitido que el tenis en silla de ruedas se consolide, además de como oferta de ocio y deporte, como una actividad que ya está generando deportistas con gran potencial competitivo.

La aseguradora Mutua Madrileña donó la pista exterior al centro y la Fundación Emilio Sánchez Vicario, que preside uno de los deportistas más importantes del tenis español, donó a la entidad hospitalaria sillas deportivas, material específico así como un monitor que impartirá clases dos días por semana de esta modalidad de deporte paralímpico.

De la última temporada de actividad tenística en el Hospital ha destacado el tenista cordobés Cisco García, quien en unos meses ya se ha aupado hasta el puesto número 15 de tenistas españoles en silla en la lista ITF y ya es el 353 del mundo tras haber disputado tres torneos en Sri Lanka durante el pasado mes de febrero.

Un deporte paralímpico

Los orígenes del tenis en silla de ruedas vienen de Estados Unidos, y en concreto de Brad Parks, que tras un accidente que le produjo una lesión medular, observó en el hospital donde estaba ingresado a una persona jugando al tenis en silla. Lo difundió por todo Estados Unidos y Europa hasta que se consiguió crear la Federación Internacional de Tenis en Silla de Ruedas (IWTF), que posteriormente pasaría a ser absorbida por la Federación Internacional de Tenis (ITF).

El tenis en silla fue deporte de exhibición en los Juegos Paralímpicos de Seúl 1988 y se convirtió en deporte Paralímpico en el año 1992, en los Juegos Paralímpicos de Barcelona. Lo practican deportistas en silla de ruedas y en él se contemplan pruebas individuales y dobles, tanto de hombres como mujeres.

Los partidos de tenis en silla de ruedas siguen las reglas del tenis tradicional y mantiene también los mismos niveles de precisión, estrategia y táctica. La única diferencia en las competiciones de tenis en silla de ruedas es que se permite que la pelota de dos botes, siempre que el primer bote haya sido dentro de los límites de la pista. Este aspecto modifica las posibilidades de intervención sobre la pelota y da lugar a situaciones tácticas muy diversas.

(Visited 12 times, 1 visits today)