mitosyleyendasbsr.es

El deporte es un mundo que pese a los intentos por cambiarlo viene estando regido por hombres. Tanto en las federaciones como en los clubes son escasas las mujeres que los presiden y gestionan, y no por falta de preparación precisamente. Es por ello que las pocas que así lo hacen adquieran mayor relevancia. Una de ellas es Montse Gracia Martí, presidenta del Unes Sant Feliu, club que viene compitiendo los últimos años en la liga nacional bajo la denominación de FC Barcelona.

Antes de ser la máxima responsable del club catalán, Montse ha pasado por diferentes etapas dentro del deporte, viviendo cada una de ellas con gran intensidad. Siempre tendrá el orgullo de haber sido una de las pioneras del deporte adaptado femenino en Cataluña y España. Son numerosos los proyectos que ha ido poniendo en marcha y muchos los que restan por surgir de una persona sobretodo activa.

No era nada fácil para las chicas ponerse a practicar deporte en la década de los 70, y mucho menos para las que tenían discapacidad. Montse formaba parte del reducido grupo que animadas por los chicos que formaban parte del ANIC y que entrenaban en el Instituto Guttmann, comenzaron en 1975 a jugar al baloncesto en silla de ruedas.

El 1 de Mayo de 1976 se disputó el primer encuentro con participación femenina en España. En él tomaron parte las componentes del ANIC Femenino con los jugadores de la escuela del mismo club, entre los cuales se encontraban algunos internacionales en ciernes como luego fueron Molina y Antonio Gómez o un histórico del Guttman como es el caso de Roberto Nekeno. En el grupo de las chicas además de Montse Gracia nombres ilustres como Begoña Baños, Pepi Rosa, Conchita Galiano, Mª José Moya o Bienvenida Gallego entre otras.

Como tantos otros deportistas de la época compaginaba la práctica del baloncesto con el atletismo y el tenis de mesa. Era algo de lo más habitual, ya que coincidía el no haber mucha competición con el deseo de hacer deporte.

Una vez creado el equipo femenino, y dado que el ANIC no podía sostener económicamente toda la estructura deportiva que tenía, se produjeron varios cambios en uno de los clubes decanos del deporte español. Así las componentes del equipo femenino fundaron en 1.977 el CEM Barcelona, siendo Montse Gracia una de ellas.

Allí permanecería hasta que en 1983, la actual presidenta junto a Ramón Gisbert, el malogrado Rafael Pinto y Toñi, esposa de este, así como el también jugador Santi Asenjo fundaron el UNES de Sant Feliu de Llobregat.

Será en el club del Baix Llobregat donde va a desarrollar fundamentalmente su vida deportiva desde que en 1986 se crease la liga femenina. Su mejor temporada sería la 94/95 donde alcanzaría el título de liga y copa de S. M la Reina, pero fueron numerosos los terceros puestos en ambas competiciones, mientras estas existieron. Con el club UNES femenino participaría en todas las ediciones.

En el ámbito internacional, Montse ha vestido en 68 ocasiones la camiseta de la selección española. Desde el debut de la roja femenina en el europeo de Charleville-Meziers (Fra) en 1989 hasta el europeo de Hamburgo (ALE) en 2003 estuvo presente en gran parte de los principales acontecimientos deportivos que se vivieron en el momento del “despertar” del deporte adaptado español. A ellos se le sumarían los Campeonatos de Europa de Ferrol en 1991, Berlín en 1993; los campeonatos del mundo de Sant Ettiene en Francia en 1990 y Stoke Mandeville en 1994; pero sobre todo el momento más importante de su carrera internacional fue el vivido en los JJ PP de Barcelona’92 por todo lo que significaba. Para ella, era participar en su ciudad, todo un sueño, pero para el deporte femenino estos juegos contribuyeron a “acelerar” la incorporación de las féminas españolas al panorama internacional, entre otras cosas porque al ser el país anfitrión “había que estar”, y así sucedió.

Con Ramón Gisbert como seleccionador la participación en Barcelona’92 fue un premio para todas las pioneras del baloncesto en España. Montse compartió equipo con algunas de ellas. Chelo Gómez, Begoña Baños, Mª José Moya, Pepi Rosa, Antonia Montoro, María Comino, Loli Sanda, Ana Rosa Casal, Matilde Ruiz, Candelaria Vera, y Mª José Sola compusieron el equipo que tomó parte por primera y única vez en unos juegos paralímpicos.

Una vez retirada de las pistas, se centrará en los aspectos organizativos que siempre compatibilizó con la práctica deportiva. Salvo durante dos temporadas que se hizo cargo del banquillo de UNES, siempre a la sombra, Montse realizaba una labor efectiva e imprescindible en cada entidad. Un trabajo sordo pero necesario.

Será en el año 2010 cuando asuma la presidencia del club de sus amores, de aquel UNES que contribuyó a constituir casi 30 años atrás y desde entonces le ha dado otro aire. Con la creación de la escuela AFA y una estructura técnica más profesional, siempre dentro del caparazón del FC Barcelona, que si bien se trata de dos entidades distintas, a la vez le apoya y le condiciona en su autonomía, Monste es una de las pocas mujeres que presiden un club de deporte para personas con discapacidad.

Su trayectoria fue reconocida con el “PREMIO MUJER Y DEPORTE” dentro del galardón “Mireia Tapiador” a la promoción del Deporte que recogió en el Museo Olímpico de Barcelona.

Trabajadora como pocas personas; abierta al mundo y sus gentes; cariñosa y cercana; Montse tiene muchísimos valores que le ayudan a desarrollar su labor. Sin lugar a dudas, ese carácter luchador, de volcarse con los proyectos que merecen la pena nace de la época en la que las personas con discapacidad tenían que pelear por todos sus derechos. Había que reivindicar y había que construir. El deporte era una vía. Es la que eligió quien en la cercanía recibe el cariñoso nombre de “Tona”, una mujer en un mundo de hombres, primero como jugadora y ahora como presidenta, una MUJER con mayúsculas que está dejando una profunda huella en el baloncesto de las cuatro ruedas.

(Visited 18 times, 1 visits today)