La esgrimista paralímpica anunció en las redes sociales el hallazgo de su handbike con la que entrena y con la que pretende realizar la ascensión al Kilimanjaro.

mexico.as.com

La esgrimista paralímpica Gema Hassen Bey ha recibido este martes de madrugada la mejor noticia que le podían dar después de varios días de preocupación: la Policía municipal de Madrid había recuperado su handbike con la que la deportista pretender llevar a cabo la ascensión al Kilimanjaro en uno de sus retos de superación.

En declaraciones a AS, Hassen-Bey mostró su satisfacción por el hallazgo. “Me he levantado y tenía 5 llamadas perdidas a las 4 de la mañana. Llamé y era un agente de policía y me dijo que habían recuperado mi bici, era la mujer más feliz del mundo. Me dijeron que la habían encontrado en la calle del Tribulete, por Lavapiés, y que habían visto a una persona cerca. La habían dejado porque esa handbike es difícil de vender. Habían roto los candados que la sujetaban y se la llevaron por la calle”.

La deportista relató cómo se enteró del robo y cómo ha pasado estos días después de que se conociera la noticia. “Estaba contenta por ir al Orgullo con los amigos de LGTBIpol, que se han volcado para ayudar a encontrarla y que han dado un paso para defender sus derechos. Fuimos al concierto de Leklein y al terminar llego al coche y veo que no está la bici, y además era el día de mi cumpleaños. Al principio pensé que era una pesadilla, pero no fue así. Me preocupé por la bici, por el reto, por los entrenamientos en el Teide y por lo que me costó adquirirla. Pero por otro lado, este hecho ha producido una gran muestra de solidaridad y unión en los medios para difundir el mensaje de ayuda. Hablé también con el Padre Ángel para que, en caso de se encontrase la bicicleta, no hubiera detenidos y él me ayudó y me dijo que sin ningún problema. Por eso puse que la entregasen en la Iglesia de San Antón. Ya solo pienso en la subida al Teide, con el permiso del Cabildo y la ayuda de los patrocinadores”.

Preguntada sobre si este incidente le ayudará a afrontar con más ganas el Desafío del Kilimanjaro, Hassen-Bey se mostró rotunda: “Esto me da más fuerza para el reto si cabe. Es un hecho complicado por el robo pero bonito porque ha permitido aumentar la solidaridad de la gente. No quería que le detuvieran al ladrón, no quería poner denuncia, y le agradezco que dejase la bicicleta para que la encontrasen. Sólo pensaba en recuperar la bici. Ahora ya sí puedo celebrar mi cumpleaños como es debido”

(Visited 7 times, 1 visits today)