La selección española de fútbol para ciegos empata ante Turquía en un partido muy igualado donde la solidez defensiva, la actuación bajo palos de Pedro Gutiérrez y el acierto del delantero malagueño fueron claves para lograr el objetivo.

Jesús Ortiz / dxtadaptado.com

Dosis de paciencia, sudor y sufrimiento necesitó la selección española de fútbol para ciegos para sacar el billete de las semifinales en el Europeo de Berlín. Un gol de Antonio Martín ‘Niño’ a falta de ocho minutos valió para lograr el empate ante Turquía (1-1) y colarse entre los cuatro mejores equipos del campeonato. Ahora espera Inglaterra, que lo ha ganado todo en el torneo, para buscar la soñada final.

Con la solidez defensiva comandada por Javi Muñoz e Iván López, la soberbia actuación bajo palos de Pedro Gutiérrez, la solidaridad de todos los jugadores y el olfato goleador de ‘Niño’ se cimentó un empate con sabor a victoria, ya que era suficiente para pasar a la siguiente fase.

Durante un gran tramo del partido España se vio contra las cuerdas, pero nunca claudicó. Enfrente tenía a la vigente campeona de Europa, a la que solo le valía ganar. En el arranque ‘La Roja’ paralímpica decidió esperar al rival, con las líneas muy juntas, ordenados y fuertes en defensa. No era necesaria una estampida, bastaba con no dejar huecos a Turquía y atar en corto al máximo goleador del Europeo.

España lo hizo todo bien en los instantes iniciales, presión y recuperación, pisar el área y tirar a puerta cuando tenía oportunidad. Youssef el Haddaoui rozó el gol con un potente disparo que sacó el cancerbero en la escuadra. Y Adolfo Acosta también lo intentó tras recorrerse todo el campo.

Respondió Turquía por medio de su ‘killer’ Hasan Satay con dos disparos que atajó Gutiérrez. Pero en la siguiente, Satay rompió el empate al  transformar un penalti que le pitaron a Javi Muñoz a los 14 minutos. Los nervios y la presión cambiaban de bando. Duro golpe, aunque España se levantó de la lona. Antes del descanso Youssef y ‘Niño’ probaron con varios lanzamientos. Era un aviso.

En la reanudación, ‘Niño’ asumió más responsabilidad en ataque y de sus botas brotaron las ocasiones más peligrosas, pero hasta tres veces se topó con los guantes de Doruk Erkmen. Turquía sólo trataba de golpear con rápidas salidas al contraataque, aunque en la portería Gutiérrez seguía firme con varias paradas de mérito. España mantenía el control del balón y se volcó sobre el área otomana. Hasta que ‘Niño’, empecinado en lograr la igualada, dibujó una gran jugada desde el costado izquierdo, se internó en el área y envió el balón a la red con un tiro ajustado al palo (1-1).

Había que defender con uñas y dientes el marcador. Y otra vez emergió la figura de Pedro Gutiérrez, que sacó los puños para detener otro tiro de Kurbetoglu y después con la barriga impidió el gol de Satay. Ahí murió el partido. Con el pitido final hubo explosión de júbilo en la selección española, que conseguía su pase a semifinales y de paso se cobraba su particular ‘vendetta’ con Turquía, ya que fue su verdugo en el pasado Europeo. Este jueves España buscará la final ante Inglaterra, el equipo más fuerte de esta competición ya que lo ha ganado todo y no ha recibido ni un solo gol. Pero ‘La Roja’ tiene licencia para soñar en grande.

España: Pedro Gutiérrez, Iván López, Javi Muñoz, Antonio Martín ‘Niño’, Sergio Alamar, Youssef el Haddaoui, Adolfo Acosta, José Luis Giera ‘Pepelu’, Moisés González y Sergio Rodríguez.

Turquía: Doruk Erkmen, Kahraman Kurbetoglu, Emrah Ocal, Celal Coban, Emre Aslan, Ibrahim Üzüm, Ercan Bayraktar, Hasan Satay, Resat Akyon.

(Visited 368 times, 1 visits today)