Yolanda Díaz en BC1, Pedro Cordero en BC2, Mariano Burgueño en BC3 y Alejandro Díaz en BC4 han sido los vencedores del torneo que abre la nueva temporada.

Jesús Ortiz / dxtadaptado.com

El Open de Guadalajara ha alzado el telón a una nueva temporada de boccia en una competición de gran nivel. Los 41 deportistas que se han dado cita en el Polideportivo Palacio Multiusos han desplegado sus mejores armas. Yolanda Díaz en BC1, Pedro Cordero en BC2, Mariano Burgueño en BC3 y Alejandro Díaz en BC4 han sido los campeones.

A diferencia de los torneos oficiales, los partidos individuales se jugaron a dos parciales en vez de a cuatro para que el campeonato fuese más dinámico, en un sistema de eliminatoria directa para las categorías BC1, BC3 y BC4. En BC2, sin embargo, hubo una liguilla en la que los cuatro primeros pasaron a semifinales.

Yolanda Díaz de Pacema logró el oro en BC1 tras vencer en la final a Alejandra Sagües de la Fundación Ana Valdivia. Les acompañó en el podio David Moya de Pacema con el bronce. En BC2 el catalán Pedro Cordero fue el mejor. El jugador del Club Amics de la Boccia ganó sus tres partidos en la fase de grupos y se impuso en la pelea por el oro a Álvaro Galán, mientras que el bronce se lo llevó Raúl Martí (Club Amics de la Boccia).

En BC3 la victoria se quedó en casa. Mariano Burgueño, del Club Boccia Guadalajara, se plantó en la final y derrotó a Iván Alemany (Club Amics de la Boccia). El tercer puesto fue para Rafa Cacho de la Fundación Ana Valdivia.

Por último,en la categoría BC4 el oro lo conquistó Alejandro Díaz (Boccia Guadalajara), la plata para Alberto Arranz y el bronce para Meriem Ihadouchan (Boccia Guadalajara).

Este Open de Guadalajara vuelve a ser posible gracias al esfuerzo del Club Boccia Guadalajara y al apoyo de instituciones públicas como el CAMF de Guadalajara, la Federación Madrileña de Deportes para Personas con Parálisis Cerebral y Lesión Cerebral, el Ayuntamiento de Guadalajara y la Junta de Castilla-La Mancha.

La Boccia, deporte paralímpico

El deporte de la boccia lo practican personas en silla de ruedas que tienen parálisis cerebral o discapacidad física severa, y que se colocan en uno de los extremos del campo, desde donde lanzan las bolas. La competición se estructura por clases de discapacidad: la BC1 corresponde a deportistas que lanzan con manos o pies y precisan ayuda de un asistente; los de la BC2 son aquéllos que pueden lanzar sin ayuda; la BC3 precisa asistencia y realiza los lanzamientos a través de una canaleta; todos ellos tienen parálisis cerebral. La categoría BC4 engloba a los deportistas con discapacidad física grave.

Todos los resultados:

BC1

BC2

BC3

BC4

Ganadores

Te dejamos algunas fotografías de la competición

(Visited 171 times, 1 visits today)