El palista sevillano gana la final del campeonato de Europa de tenis de mesa paralímpico al británico Wetherill por 3-1 en la clase 6.

Jesús Ortiz / dxtadaptado.com

Voraz, incombustible e insaciable, Álvaro Valera ha vuelto a conquistar el campeonato de Europa de tenis de mesa paralímpico y agranda su leyenda. En Lasko (Eslovenia) se ha colgado su sexta medalla de oro continental, que le confirma como el mejor palista del mundo en la clase 6 (jugadores con discapacidad física o parálisis cerebral severos que compiten de pie). El sevillano ha superado otro reto más tras vencer en la final al británico David Paul Wetherill por 3-1 (11-8, 11-4, 5-11 y 11-7).

Un jugador eterno que a punto de cumplir 35 años sigue encaramado en lo más alto. Lo ha ganado todo: doble campeón del mundo, seis coronas europeas y cinco medallas (un oro, tres platas y un bronce) en los Juegos Paralímpicos. Pero cada año se supera pese a las dificultades con las que tiene que lidiar ante la pérdida de musculatura y movimientos en piernas y en brazos por la polineuropatía con la que nació.

Valera ha completado un torneo perfecto, tras ganar todos sus partidos en la fase de grupos, en cuartos superó al ucraniano Viktor Karp por 3-0 (11-5, 11-3 y 11-4) y en semifinales tumbó al croata Pavao Jozic por 3-1 (11-7, 9-11, 11-8 y 11-3). En la final se medía a Wetherill, que en cuartos eliminó al gallego Alberto Seoane por 2-3 y en semis al danés Peter Rosenmeier, uno de los favoritos.

El deportista español no dio opciones a su rival y desde el arranque del partido tomó la iniciativa, tiró de sus golpeos de revés y de su juego técnico para imponerse 11-8 en el primer set. El segundo también se lo adjudicó por un contundente 11-4 pero en el tercero cedió por 5-11 ante el empuje del británico. Valera cerró el partido en el cuarto set con un 11-7. “Venía con muchas ganas de subir a lo más alto del podio aunque la final ha sido un partido bastante incómodo, el jugador inglés me ha dado problemas en algunos momentos, pero he sabido sobreponerme y ajustar la táctica y me lo he llevado. Ahora con la mente puesta en la prueba por equipos”, ha añadido.

Una nueva medalla de oro que dedicarle a su padre, con quien empezó en este deporte cuando tenía 10 años en el sótano de su casa. El tenis de mesa se convirtió en uno de los motores de su vida y con una raqueta ha construido un palmarés de lujo y una vida plagada de éxitos deportivos. “Estoy muy feliz por el éxito, he cumplido el objetivo que era ganar el oro. Es mi sexto título a nivel individual y es un regalo seguir estando arriba después de tantos años. He podido quitarme la espinita del segundo puesto en los Juegos Paralímpicos de Río”, ha comentado el campeón.

España ya acumula cuatro metales en este Europeo, ya que junto al oro de Valera, José Manuel Ruiz en clase 10, Juan Bautista Pérez en clase 9 y Eduardo Cuesta en clase 11 lograron la medalla de bronce. La selección española puede ampliar su botín en la competición por equipos que arranca este domingo.

(Visited 27 times, 1 visits today)