El nadador de Parets del Vallès no falta a su cita con las medallas y sube al podio en los 50 braza clase SB3.

Jesús Ortiz / dxtadaptado.com

Es uno de los veteranos del equipo español de natación paralímpica y siempre acude fiel a su cita con las medallas en las grandes competiciones internacionales. Miguel Luque ha cumplido con su objetivo tras conquistar la plata en su gran especialidad en la piscina, los 50 metros braza en la clase SB3 y añade un metal más a su brillante palmarés.

El incombustible nadador de Parets del Vallès (Barcelona), que nació con atrogriposis que le provoca inmovilidad en las piernas, logró la presea número 20 para España en este campeonato del Mundo. Lo hizo en una prueba en la que figuraba como uno de los favoritos y cumplió su objetivo tras parar el crono en 51.14, a dos segundos del italiano Efrem Morelli, que se llevó el oro.

A sus 41 años, Luque mantiene su idilio con los mundiales, competición en la que siempre ha ganado una medalla desde su debut en Mar de Plata (Argentina) en 2002 con un oro, le siguieron otros dos metales dorados en Durban (Sudáfrica) 2006 y Eindhoven 2012, una plata en Canadá 2013, un oro en Glasgow 2015 y ahora una nueva plata en Ciudad de México.

Buen comienzo en su camino hacia Tokio 2020, donde espera sumar otra presea en los 50 metros braza. El catalán ha sido medallista en los cinco Juegos Paralímpicos que ha disputado, con un oro en Sidney 2000, oro en Atenas 2004, bronce en Pekín 2008, plata en Londres 2012 y plata en Río 2016.

(Visited 32 times, 1 visits today)