El nadador catalán se impone en su prueba favorita con un tiempo de 1:09.56. Carlos Martínez acaba en sexta posición.

Jesús Ortiz / dxtadaptado.com

En la pared de su habitación en el CAR de San Cugat tiene colgada la medalla de oro que conquistó en los Juegos Paralímpicos de Río y que mira cada día para servirle de inspiración. Óscar Salguero alcanzó la cima en Brasil a sus 19 años pero no se ha relajado y con ambición acaba de lograr un nuevo reto, proclamarse campeón del mundo en los 100 metros braza SB8.

Cumplió con su condición de favorito en su prueba fetiche de principio a fin, ningún rival le pudo hacer sombra en la piscina olímpica Francisco Márquez de Ciudad de México. Se lanzó al agua fuerte y decidido para tomar la cabeza de la carrera y con una técnica exquisita derrochó talento y voracidad en cada brazada.

Pasó el primer viraje con un tiempo de 32.70 segundos y poco a poco se distanciaba de sus perseguidores. Apretó los dientes y se marchó en solitario camino hacia el oro, que lo consiguió tras parar el crono en 1:09.56, batiendo el récord de España. En la final, gran actuación también para el debutante Carlos Martínez, que se codeó con los mejores para terminar en sexta posición con 1:16.52.

Salguero, que también ganó el bronce en los 200 estilos, recoge los frutos tras una dura temporada de exigentes entrenamientos bajo las órdenes de Jaume Marcé en el CAR de San Cugat (Barcelona) mientras lo compagina con su segundo año de carrera en Medicina.

El deportista de Sabadell empezó en la natación de pequeño, sin embargo, lo dejó para practicar deportes como fútbol, kárate y atletismo. Pero lo suyo era el agua, volvió a la piscina para jugar a waterpolo, aunque no pudo entrar en el equipo por su discapacidad, nació sin parte del brazo derecho. Así que regresó a la natación y el tiempo le ha dado la razón. A largo plazo piensa en repetir podio en los Juegos de Tokio 2020 y en batir el récord del mundo (1:07.01) en los 100 braza.

(Visited 403 times, 1 visits today)