El conjunto vigués, cuarto clasificado de la División de Honor, espera incorporar a dos jugadores para el segundo tramo de la temporada.

Dxtadaptado.com

Se acabó el parón navideño y la Liga de baloncesto en silla de ruedas regresa este sábado. En Vigo, el Amfiv recibirá la visita del colista, el BSR Vistazul, en un partido  a priori sencillo para los locales, que quieren continuar reflejando sobre la cancha la buena imagen que ofrecieron en la primera vuelta.  El encuentro tendrá lugar a partir de las 19.00 horas en el Pabellón Pablo Beiro de Bouzas.

Los gallegos afrontan el partido con lo justo y están a la espera la llegada de dos nuevas incorporaciones. El argentino Franco Alessandrini estará disponible a partir del día 20 de enero y el mexicano Julio César Landeros sigue esperando noticias de la embajada. Con estas circunstancias César Iglesias volverá a tener a su disposición a Santi Comesaña, Agustín Alejos, Shelley Cronau, Lorenzo Envó, Salvador Zavala y Frank de Jong, que tan buen rendimiento ofrecieron durante el primer tramo de la competición, sobreponiéndose a las dificultades y firmando una meritoria cuarta plaza.

Los vigueses están cuajando una gran temporada, ganando partidos pese a contar a veces con solo cinco jugadores, logrando su billete para la Copa del Rey que se celebrará en febrero en Burgos. En el partido de ida Amfiv pasó el rodillo (40-90) en territorio sevillano y para esta ocasión no se prevé que tengan dificultades para superar a su rival.

El BSR Vistazul no ha tenido su mejor estreno en la División de Honor de la liga española y cuenta sus nueve encuentros por derrotas. El presidente del club, José García, lamentaba en una entrevista con dxtadaptado.com que “es difícil salir a competir cuando sabes que vas a perder por más de 40 puntos”.

El conjunto andaluz no afronta su mejor momento, tanto en la cancha como fuera de ella. Tienen el presupuesto más bajo del campeonato y las ayudas no llegan, sino que incluso, se reducen. Desde su Junta Directiva insisten en que “poco pueden hacer ante un reducido presupuesto y la falta de más apoyo de las instituciones públicas y entidades privadas” con un marcado carácter social.

“No perdemos la esperanza, pero cada vez vemos el futuro más negro”, apuntillan. Los posibles refuerzos que iban a llegar para hacer la plantilla más competitiva “se están perdiendo por ausencia de respaldo y por problemas burocráticos”. Aun así, los nazarenos se desplazan hasta Vigo con la intención de mantener la evolución positiva mostrada en los últimos encuentros y conseguir un mejor resultado.

(Visited 40 times, 1 visits today)