El ciclista cordobés vuelve a competir en pista 542 días después para ganar el campeonato de España antes de afrontar el Mundial.

Jesús Ortiz / dxtadaptado.com

El 9 de septiembre de 2016 se colgó un bronce en los Juegos Paralímpicos de Río de Janeiro. Fue la última vez que Alfonso Cabello compitió en un velódromo. 542 días después, el ciclista cordobés ha regresado a las pistas con galones tras conquistar su séptima corona en la prueba del kilómetro en el campeonato de España.

En Galapagar (Madrid) impuso su dominio con un tiempo de 1:06.630 para llevarse la medalla de oro, por delante de Pablo Jaramillo y de Rubén Tanco. “Tenía muchas ganas de ponerme el dorsal y de hacer un test para saber en qué nivel estoy. Tuve muy buenas sensaciones y pese a estar muchos días sin competir logré mi mejor tiempo en un campeonato nacional en esta pista”, explica.

Cabello continúa recuperándose tras varios problemas musculares que le han impedido correr durante muchos meses. El deportista andaluz vivió en 2017 su temporada más amarga, aunque en mayo ganó el campeonato de España en ruta. Una lesión en el menisco acromioclavicular derecho -el ligamento que une el hombro con la clavícula- le dejó sin poder ir al Mundial de Los Ángeles y en octubre, una fisura del labrum anterior de la cadera izquierda le impidió cumplir uno de sus sueños, participar en el campeonato de España de ciclismo en pista convencional ante deportistas sin discapacidad.

“Ha sido complicado, lo he pasado mal porque me gusta competir y no poder hacerlo es frustrante. Pero tengo un equipo humano muy bueno detrás, mi pareja, mi familia, mi entrenador, el seleccionador Félix García Casas y la federación española de ciclismo siempre han creído en mí, eso me dio fuerzas y confianza para intentar recuperarme y estar al pie del cañón”, asegura.

Pasará por el quirófano

Acumuló kilómetros y pedaladas con duras sesiones de entrenamientos en Córdoba y en el velódromo de Galapagar, pero las molestias siguen presentes. “Aún sigo arrastrando la lesión, hay muchos ejercicios que no puedo hacer como sentadillas o series en posición de ‘acoplado’ porque se resiente la cadera. Estoy con infiltraciones y después del Mundial seré operado”, confiesa.

Cabello ya piensa en el Mundial de ciclismo adaptado que se celebrará del 22 al 25 de marzo en Río de Janeiro, donde afronta el difícil reto de lograr su cuarto oro mundial (ganó en México 2014, Holanda 2015 e Italia 2016) en su prueba fetiche, el kilómetro contrarreloj, en la que posee el récord mundial con una marca de 1:01.683, lo que le convierte también en el ‘pistard’ más veloz de España pese a no tener antebrazo izquierdo.

“Tengo casi tres semanas para prepararme bien. Desde hace unos meses me planteo objetivos día a día, con la lesión es complicado acabar cada entrenamiento porque tengo dolores y por eso no miro más allá. Para el Mundial no me propongo ninguna meta, intentaré darlo todo y rendir al máximo. El que me quiera ganar tendrá que darle fuerte a los pedales”, sentencia el andaluz.

(Visited 157 times, 1 visits today)