El equipo español pedalea hasta el podio en el velódromo de Río de Janeiro para cerrar el Mundial de ciclismo en pista. Ricardo Ten, quinto en scratch.

Jesús Ortiz / dxtadaptado.com

El tridente de velocidad compuesto por el cordobés Alfonso Cabello, el aragonés Eduardo Santas y el vasco Amador Granados ha cerrado el Mundial de ciclismo en pista en Río de Janeiro con una medalla de bronce. Nuevo éxito cosechado por tres velocistas que forman un equipo bien compenetrado, con una mezcla de veteranía y juventud que sigue ofreciendo un buen rendimiento en el velódromo.

En la clasificación lograron la tercera mejor marca (50.928 segundos), muy cerca de los chinos (50.780) y de los británicos (50.186). Y en la lucha por el metal de bronce volaron para alcanzar el podio en la categoría mixta C1-C5 (ciclistas con discapacidad física o parálisis cerebral) tras superar a la selección estadounidense con Jason Kimball, Joseph Berenyi y Justin Widhalm.

Granados lanzó al equipo español con una buena salida aunque EE.UU. terminó los primeros 250 metros con una pequeña ventaja. Tomó el relevo Santas, que en las pruebas individuales en este campeonato no había tenido suerte. De hecho, el zaragozano sufrió unas horas antes una dura caída cuando disputaba el scratch. Pese a ello, volvió a subirse a la bicicleta y lo dio todo para recuperar distancia con los americanos en la segunda vuelta al óvalo de madera.

El andaluz Cabello, que en Río logró su cuarto maillot arco iris de campeón del mundo en el kilómetro contrarreloj, fue el encargado de terminar los 750 metros y como hizo el pasado jueves, se vació en el sprint para remontar y conquistar la medalla tras parar el crono en 50.801 segundos, ante los 51.181 de los estadounidenses.

Un nuevo logro para Cabello, Granados y Santas, que engordan un palmarés en el que ya acumulan un bronce en los Juegos Paralímpicos de Río y cinco preseas en los mundiales: un oro en 2014 en México, una plata en 2015 en Holanda, un bronce en Italia 2016, una plata en Los Ángeles 2017 (Pablo Jaramillo formó parte del equipo ante la ausencia de Cabello) y un bronce en Brasil, confirmando que siguen encaramados en la élite de esta prueba.

Ricardo Ten, quinto en scratch

Una caída en el tramo final de la prueba de scratch C1-C5 privó a Ricardo Ten de cerrar el Mundial con una nueva medalla. El valenciano, que se proclamó campeón del mundo en persecución y logró un bronce en el kilómetro, finalizó en quinta posición.

El español lideró la prueba en las primeras vueltas y cuando estaba bien situado para pelear por el podio, tropezó con la rueda trasera de un rival y se fue al suelo. La mala suerte también se cebó con Eduardo Santas, que cayó y ya no pudo continuar. Sí lo hizo Ten, que en una muestra de pundonor, coraje y ambición, regresó a la pista para terminar quinto. Espectacular su campeonato en su debut tras cambiar la natación por el ciclismo. Pablo Jaramillo también corrió la prueba de scratch C4-C5, en la que concluyó en el lugar 18.

Y en la prueba de velocidad en la categoría de tándem, el dúo formado por Ignacio Ávila y Joan Font se despidió con una octava plaza, Los catalanes quedaron séptimos en la clasificatoria con un tiempo de 10.683 y en cuartos no pudieron vencer a los británicos James Ball y Peter Mitchell. En la pelea por la séptima posición, los rusos Vitalii Klenov y Nikita Balunov les superaron. También en esta disciplina compitieron Adolfo Bellido y Noel Martín, que acabaron en el puesto 13.

España cierra el Mundial con un botín de cinco medallas: oro de Alfonso Cabello en el kilómetro C5, oro en persecución C1 de Ricardo Ten, que también sumó un bronce en el kilómetro, plata del tándem Ávila-Font en persecución y bronce en la velocidad por equipos.

“Este Mundial ha sido fantástico. Llevábamos muchos años sin poder lograr un resultado como este, que además cobra un especial valor por el alto nivel de participación que nos hemos encontrado”, ha asegurado el seleccionador Félix García Casas a la Real Federación Española de Ciclismo.

(Visited 14 times, 1 visits today)