La selección española de baloncesto en silla es subcampeona después de sumar tres victorias y una derrota en la competición disputada en Bélgica.

Dxtadaptada.com

Buenas sensaciones ha dejado la selección española masculina de baloncesto en silla de ruedas en su  primer test de preparación de cara al Mundial de Hamburgo de este año. España ha finalizado como subcampeona en el XIII Torneo de Semana Santa en Blankenberge (Bélgica) tras sumar tres triunfos y una derrota. El oro fue para Gran Bretaña.

Después de la derrota del sábado ante el equipo británico, España sólo podía aspirar a colgarse la medalla de plata, para lo cual debía ganar a los holandeses. Y así fue después de 40 minutos de dominio de los pupilos de Óscar Trigo, que llegaron a tener una ventaja máxima de 19 puntos en tres ocasiones durante el último cuarto.

‘La Roja’, plata en los Juegos Paralímpicos de Río de Janeiro, se ha impuesto con contundencia (70-53) con un gran partido de Agustín Alejos y Alejandro Zarzuela, con 15 puntos cada uno, también de Pablo Zarzuela, con 12 puntos y de Ignacio ‘Pincho’ Ortega con 11.

En el primer partido del torneo para España, la selección venció a Japón por 57-80. En el siguiente se llevó la victoria por un claro 88-46 ante Bélgica y en el decisivo encuentro frente a Gran Bretaña cayó por 68-47. El seleccionador español, Óscar Trigo, ha comentado que la segunda concentración preparatoria para el Mundial de Hamburgo ha concluido “mejor de lo que esperábamos, ya que fue muy corta de conceptos, con un día de doble sesión donde pintamos la base de los sistemas que queríamos trabajar”.

“Después de un viaje largo y cansado y de dormir poco, nos presentamos en el primer partido contra la selección nipona. Jugamos muy concentrados y con mucha intensidad, trabajando los conceptos que habíamos desarrollado, con transiciones muy potentes y jugando al miss match”, ha añadido.

Trigo ha recalcado que en el segundo partido, contra Bélgica, el equipo “amplió las rotaciones”, de manera que jugaron todos los convocados salvo Jordi Ruiz, al que se reservó por un síndome compartimental en una mano. Después llegaron los dos partidos más destacados del torneo para España, ante Gran Bretaña “fuimos realistas sabiendo que no podíamos estar en este momento de manera consistente durante los 40 minutos del partido, pero intentamos exprimir al máximo nuestro carácter defensivo y los conceptos trabajados”.

Y el duelo contra Países Bajos fue, a juicio de Trigo, “muy completo” ante un rival “que tiene muy claro lo que quiere jugar. En la primera parte hemos sufrido en el balance defensivo y al montar la línea defensiva porque ellos son rápidos, marcaban buenas transiciones y nos hicieron daño en el centro haciendo tiros fáciles”.

(Visited 34 times, 1 visits today)