El equipo vasco cae en la final por 71-73 ante el Galatasaray en un partido en el que rozó la victoria.

Jesús Ortiz / dxtadaptado.com

No pudo ser, el Bidaideak Bilbao se quedó a las puertas de conquistar la Euroliga 1 de baloncesto en silla de ruedas tras caer en la final por 71-73 con Galatasaray. El club vasco se vació sobre la cancha de un abarrotado Pabellón Txurdinaga que vio cómo su equipo moría en la orilla tras un partido entre titanes. Compitió a un gran nivel y acarició el primer título de su historia, pero Piotr Luszynski (32 puntos) rompió el sueño de los anfitriones.

Galatasaray arrancó el encuentro muy enchufado y con el cuchillo entre los dientes. Rodney Hawkins empezaba a hacer daño en la pintura con seis puntos seguidos (2-6) y los locales cometían muchas imprecisiones en ataque. Tras un intercambio de canastas, Asier García y Jorge Salazar acortaban distancias (12-16), pero empezó el festival anotador de Piotr Luszynski, que cerró un primer cuarto perfecto para los turcos (12-23).

En el inicio del segundo periodo apareció Joshua Turek, casi inédito y bien maniatado en los primeros diez minutos. El norteamericano empezaba a entonarse y su equipo pedía a gritos su mejor versión. Dirigido por un gran Asier García que desatascaba cada jugada con su visión de juego, capacidad de pase y anotación, Bilbao sacó su casta y con velocidad y jugadas rápidas se reenganchó al partido tras un parcial de 6-0 (20-25).

Turek acertó con un triple (23-27), pero los otomanos encontraron una vía en el costado derecho con Luszynski, un martirio para la defensa vasca. El polaco seguía golpeando con tiros fáciles cada vez que agarraba la pelota (23-31). Otro parcial de 6-0 para los de Esteban Núñez con cuatro puntos de Turek, apretaba el electrónico (29-33). Pero Galatasaray tenía la lección aprendida, balones para Luszynski (31-35). Asier García, con una canasta sobre la bocina, culminó un segundo cuarto magnífico para los anfitriones (35-37).

Máxima igualdad

A la vuelta de vestuarios el colombiano Hawkins, bajo el aro estiraba la ventaja para los turcos (37-43), pero Asier García tiró del carro de los suyos en ataque con seis puntos seguidos (43-45). El base internacional español se batía en un duelo de ‘pistoleros’ con Luszynski (47-49). Y tras muchos minutos por debajo en el marcador, David Mouriz empataba el partido (49-49). El jugador ferrolano cerró el tercer cuarto con una canasta al contragolpe y la final se iba a decidir en el último periodo (51-51).

Por primera vez en todo el partido Bilbao se situaba por delante en el luminoso con un tiro de dos de Turek. A partir de ahí comenzó un tira y afloja entre ambos equipos, que no daban su brazo a torcer.Hawkins dominaba el juego interior con varias canastas (58-59) pero el cañonero de Iowa seguía desatado (62-59). En el otro bando a Luszynski no le temblaba el pulso y seguía con su recital (68-70).

En la siguiente jugada Asier García tomó la responsabilidad y clavó un triple para poner en ventaja a Bilbao (71-70). Y el partido entró en una fase donde los tiros libres fueron cruciales. Los bilbaínos no estuvieron acertados y Luszynski, infalible, castigó a Bidaideak (71-73), que tuvo el título en manos de Mouriz, pero su triple lo escupió el aro. Duro final para un equipo que mereció mayor recompensa y que ha perdido su segunda final europea tras la Challenge Cup de 2016.

Ficha técnica del partido:

Bidaideak Bilbao (71): Joshua Turek (28), Asier García (25), Jannik Peter Blair, David Mouriz (10), Jorge Eligio Salazar (8), Manu Lorenzo y Txema Avendaño.

Galatasaray (73): Piotr Luszynski (32), Özgür Gürbulak (12), Maşide Cesur, Krzysztof Bandura, Mustafa Korkmaz, Gökhan Coskun, Ismail Ar 88), Fikri Gündogdu, Seda Kinali, Rodney Hawkins (19) y Mateusz Filipski (2).

Parciales: 12-23, 23-14, 16-14 y 20-22

(Visited 39 times, 1 visits today)