La selección española vivió una segunda concentración con la novedad de la incorporación del entrenador internacional francés, Nicolás Coste.

Dxtadaptado.com

El rugby en silla de ruedas se asienta en España. Cada vez son más los equipos que florecen y los jugadores reclutados para que este deporte se desarrolle. La selección española ya es una realidad y durante este puente de mayo tuvo lugar la segunda concentración de preselección de ‘Los Leones’, marcada por la incorporación al equipo técnico del entrenador internacional francés, Nicolás Coste.

La primera sesión del sábado empezó con pruebas físicas basadas especialmente en la velocidad, con barómetros internacionales de selecciones del top 3, seguido de un trabajo más técnico y posteriormente táctico donde se empezó a ver dónde están los jugadores de la futura selección nacional, en la que cabe destacar buenos resultados de varios de los deportistas concentrados. Se terminaría la jornada con situaciones reales de juego y sesiones de vídeodespués de la cena.

En la segunda jornada, con una estructura similar, se mediría la resistencia, para después proceder a trabajar la técnica individual, la táctica y la toma de decisiones acabando con situaciones reales de juego en partido. Para acabar la jornada del domingo, con sesiones de vídeo analizando el trabajo realizado en la sesión jornada para después corregirlo en la tercera jornada del lunes.

La tercera jornada se dedicó a trabajar tácticamente situaciones reales de juego, puliendo detalles y probando diferentes line up (equipo en pista) con todos los jugadores viendo las diferentes opciones de juego tanto en ataque como en defensa. Posteriormente se jugarían partidos a tiempo real, trabajando los conceptos de la primera concentración de diciembre, y los introducidos en esta segunda. Para finalizar la jornada, se hicieron diferentes dinámicas de grupo para trabajar la cohesión del grupo y romper la monotonía de tres días de duro trabajo.

La cuarta jornada del martes 1 de mayo daría fin a la concentración, la cual se destinó a pulir detalles tácticos en un inicio, para continuar con partidos hasta el fin de la jornada que cerraría la última comida del equipo y la marcha de cada grupo a sus respectivas ciudades.

Cabe destacar el trabajo de todos los deportistas, los cuales de la primera concentración a esta han tenido mejoras significativas. También el compromiso de los deportistas convocados que fueron baja por lesión de última hora que aún no pudiendo entrenar, quisieron estar presentes a título personal, apoyando el grupo y formando parte de la concentración ayudando en todo momento. La próxima concentración será después del verano en la que el proyecto de selección nacional continuará su trabajo con vistas al Europeo C de 2019.

(Visited 123 times, 1 visits today)