La catalana levanta 95 kilos y hace historia tras volver a la competición después de cinco años ausente por maternidad.

Jesús Ortiz / dxtadaptado.com

Después de cinco años retirada de la competición por maternidad, Montse Alcoba ha regresado por todo lo alto a la halterofilia paralímpica. La española ha hecho historia al conquistar la medalla de plata en el Europeo de Berck Sur Mer (Francia) en la categoría de menos de 86 kilos de peso corporal, tras realizar un mejor levantamiento de 95 kilos en su primer intento.

La haltera catalana, que hace 20 años sufrió un accidente de tráfico y le tuvieron que amputar la pierna izquierda, llegaba a su primer campeonato continental tras retomar los entrenamientos el verano pasado. Pese a no contar con las mejores infraestructuras ya que se prepara en un gimnasio donde no tiene banco adaptado ni barras olímpicas, ha demostrado su gran fortaleza para subir al podio.

“Estoy eufórica. La competición la afrontaba con mucha confianza, tenía tan claro cómo debía hacer las cosas que estaba tranquila. Mi objetivo era hacer 95 kilos y después subir hasta 100, venía buscando el récord de España con mucha ambición”, relata. El segundo y tercer intento se lo dieron por nulo “pero levanté la barra, ahora tengo que seguir trabajando para controlarla y hacerlo mejor”.

“Al principio me dio un bajón porque siempre quiero más, pero cuando me dijeron que era plata, volví a llorar aunque esta vez de alegría”, confiesa Montse, que tiene que compaginar su trabajo como maestra de Educación Especial con el cuidado de sus dos hijos y el deporte. Sólo fue superada por la británica Louise Sugden, que logró alzar 108 kilos, mientras que la kazaja Lyazzat Zhakupova, con 85 kilos, se llevó el bronce.

“Me ha costado mucho trabajo estar en este Europeo, dos embarazos, ponerme a dieta por primera vez en mi vida para bajar en tres semanas de 89 a 80 kilos, y tanto esfuerzo de gente como el director de mi colegio dándome permisos, mi marido haciendo de canguro con los niños, el coordinador nacional Domingo García y la federación apostando por mí, así que no podía decepcionarlos”, recalca.

A sus 36 años logra su primera medalla en una cita internacional, una plata que le da alas para seguir. “Cuando veía a las competidoras que tenían el doble de brazo que yo me preguntaba ¿dónde me he metido? Pero lo he conseguido. Ahora sí pienso en pelear por estar en unos Juegos Paralímpicos. Para Tokio 2020 quizás sea muy pronto, pero quiero llegar a París 2024 y voy a luchar por ello”, añade.

Esta medalla se suma al bronce logrado en la jornada inaugural por Loida Zabala en la categoría de menos de 50 kilos. La cacereña arrancó con un primer levantamiento válido de 90 kilos, pero después realizó dos nulos de 97 que le impidieron pelear por el título aunque le otorgaron la tercera posición final.

(Visited 16 times, 1 visits today)