La selección española de fútbol para ciegos vence por 2-1 a Tailandia con goles de Antonio Martín ‘Niño’ y Adolfo Acosta.

Jesús Ortiz / dxtadaptado.com

Costó dosis de paciencia y mucho trabajo sumar la primera victoria en el Mundial de fútbol para ciegos. La selección española ha debutado con un triunfo cocinado a balón parado (2-1) ante una Tailandia aguerrida y muy brava que nunca claudicó. Antonio Martín ‘Niño’, de penalti, y Adolfo Acosta, desde el doble penalti, acabaron con la rebelión de los asiáticos.

Ni el control y las ocasiones de España, ni las ráfagas tailandesas lograron darle movimiento al marcador durante buena parte del partido. Hubo que esperar hasta el minuto 30 para ver el primer gol de este campeonato del mundo que se disputa en Madrid. ‘Niño’ no falló desde los seis metros. Pero Tailandia igualó poco después y cuando el escenario se volvía gris, el canario Acosta le dio los tres puntos a España.

Tras sacudirse los nervios del debut, España tomó el mando del partido, buscaba combinar jugadas y mover la pelota, mientras su rival esperaba agazapado en su campo con todos sus efectivos para robar y salir al contragolpe. En los primeros minutos a ‘La Roja’ le costaba llegar al área contraria por el entramado defensivo que planteó el técnico asiático, con un equipo desordenado pero intenso, duro, correoso y con jugadores muy pegajosos.

‘Niño’ empezó a liderar los ataques de España y dispuso de tres ocasiones claras. La vigente subcampeona de Europa se estrellaba una y otra vez con el frontón de Tailandia. Sergio Alamar, Youssef el Haddaoui, Acosta e Iván López probaron fortuna antes del descanso, pero el balón no quiso entrar. España se marchó a vestuarios con el susto en el cuerpo ya que en la última jugada de la primera mitad, Panyawut Kupan rozó la escuadra tras un potente lanzamiento.

El mismo jugador puso en aprietos a Pedro Gutiérrez nada más iniciarse el segundo periodo, que sacó una mano prodigiosa para evitar el gol. Mandaba Tailandia en los primeros minutos y otra vez el cancerbero madrileño, con grandes reflejos, salvó a su equipo con una doble parada. España seguía sin encontrar su juego y acabó enredándose en la telaraña tejida por los tailandeses.

Hasta que llegó el penalti a favor del anfitrión tras tocar el portero Narutchai la pelota fuera de su área. El malagueño ‘Niño’ se mostró infalible y con la puntera mandó el esférico a la red. Aunque Youssef pudo sentenciar el duelo tras dos buenas jugadas, fue un intervalo breve el que transcurrió entre el gol de España y el empate. Panyawut se deshizo de varios defensores y puso la pelota en la escuadra.

Pese al jarro de agua fría, el equipo español se levantó. En el minuto 36, Javi Muñoz, que había estado inconmensurable en labores defensivas, condujo el balón desde la cueva y fue derribado en campo rival. El doble penalti lo transformó Adolfo Acosta con un tiro fuerte y raso que se le escurrió al portero (2-1). A partir de ahí España le metió cloroformo al partido y amarró una victoria vital en su camino hacia el título. El sábado le tocará medirse a Marruecos.

España: Pedro Gutiérrez (PT), Javi Muñoz, Sergio Alamar, Adolfo Acosta, Antonio Martín ‘Niño’, Youssef el Haddaoui, Iván López, Vicente Aguilar ‘Chapi’, Miguel Ángel Sánchez ‘Miki’ y Sergio Rodríguez (PT). Entrenador: Jesús Bargueiras.

Tailandia: Narutchai (PT), Sanan Phetkrachangsuk, Suriya, Wayu Yaima, Prakrong Buayai, Kittikorn Baodee, Panyawut Kupan, Kittithat Wimolwan, Ekapob Doungpol y Sakchai Katintong (PT). Entrenador: Surin Sungsiri.

(Visited 212 times, 1 visits today)