El joven tirador gallego acaba entre los 10 mejores en florete y en el puesto 12 en espada.

Jesús Ortiz / dxtadaptado.com

Iago Fernández es la gran promesa española de la esgrima en silla de ruedas y lucha por estar en los Juegos Paralímpicos de Tokio 2020. El coruñés debutó la semana pasada en su primera Copa del Mundo en Varsovia y también en territorio polaco disputó el Mundial sub 23, en el que logró un Top 10 en florete y quedó en el puesto 12 en espada.

El ‘mosquetero’ gallego, que esta temporada volvió a empuñar las armas tras casi dos años alejado de la competición, cuajó un buen campeonato en Polonia aunque no tuvo suerte en algunos de sus asaltos. En florete empezó con tres victorias en las poules tras imponerse al alemán Felix Schrader, al kuwaití Abdullah Alkhaldi y al brasileño Elias Oliveira.

Pero perdió de forma ajustada con el italiano Leonardo Rigo y con el ruso Nikita Trofimov. En la siguiente ronda cayó con el italiano Lambertini para terminar en una meritoria décima posición. En la modalidad de espada, de la que es el vigente campeón de España, no tuvo mucha suerte.

Ganó sus duelos ante el brasileño Kevin Damasceno por 5-3 y al polaco Jakub Kochan por 5-1. Otra vez el ruso Tromifov le derrotó (3-5) y perdió con el francés Mathieu Rousselot (2-5). En la directa cedió frente al alemán Schmidt por 5-15 y acabó en el puesto 12.

“Teniendo en cuenta que es su primera competición internacional no lo ha hecho mal, aunque necesita mejorar en algunos aspectos importantes en los que trataré con sus maestros para que suba el nivel. Iago es una gran promesa”, ha comentado el seleccionador español Carlos Soler.

El técnico malagueño tiene mucha confianza depositada en el tirador coruñés, un joven que viene de la esgrima a pie y que se convierte en una buena baza de cara a los Juegos Paralímpicos de Tokio 2020, cuyo ranking de clasificación comienza en septiembre en el Europeo de Terni (Italia).

(Visited 140 times, 1 visits today)