El deportista vigués de 19 años logra el mejor ranking de un jugador español de tenis en silla de ruedas.

Jesús Ortiz / dxtadaptado.com

A los siete años Martín de la Puente empuñó su primera raqueta y no separó de ella cuando poco después recibió el revés más duro de su vida. Padece el síndrome de Proteus, una enfermedad rara que provoca un crecimiento anormal de los huesos. La única forma que tenía para jugar era en una silla de ruedas y aunque al principio se negó a sentarse, al final se adaptó y con talento, constancia y trabajo se ha convertido en uno de los mejores jugadores del mundo a sus 19 años.

El tenista vigués ha alcanzado el Top 12 en el ranking mundial, la mejor posición para un español en la historia. “Es un número, algo secundario, pero también un indicador de que las cosas están saliendo bien, es una alegría inmensa por todo el trabajo que conlleva. Estoy súper contento, aunque soy muy ambicioso y espero subir cada vez un poco más, puedo dar aún mucho más de mí”, ha comentado.

El gallego, que se encuentra estos días disputando el Open de Bélgica, atraviesa por una gran etapa como profesional desde que decidió trasladarse a Barcelona para compaginar el deporte con sus estudios de Económicas en la Universidad. “Estoy en uno de los mejores momentos de mi carrera, me noto más cómodo en la pista y mejor que nunca en el aspecto físico, tenístico y mental. En el CAR de Sant Cugat todo es más profesional, pero ya venía con una base por todo lo trabajado en Galicia”, ha explicado.

El tres veces campeón del mundo júnior ha ganado este año varias pruebas en dobles junto al madrileño Dani Caverzaschi, pero se ha quedado a las puertas del título en individuales en varias competiciones. “Este año me está costando ganar las finales a las que he llegado, pero al subir la dificultad de los torneos es normal que me cueste ganar a la gente que está en el Top 10. Eso no quita que vaya por el buen camino, lo que me falta es seguir trabajando”, ha recalcado.

Su objetivo es continuar aprendiendo y escalar posiciones para competir en los Grand Slam, al que solo acceden los ocho mejores del mundo. “Ganar a un Top 10 ahora mismo es complicado, están a otro nivel. Pero estamos recortando distancias, a principios de temporada era difícil pensar que iba a jugar ante ellos, ahora pienso en cómo disputarles un partido a estas bestias. Está saliendo todo mejor de lo que pensaba y si sigo así, ojalá pueda alcanzar el Top 8 cuanto antes. Espero algún día jugar un Grand Slam, sería un sueño hecho realidad y con trabajo sé que llegará”, ha añadido el vigués.

(Visited 33 times, 1 visits today)