El valenciano se queda muy cerca del oro en la prueba de fondo del campeonato del mundo de ciclismo.

Jesús Ortiz / dxtadaptado.com

Ricardo Ten salió de la piscina con un palmarés de lujo: seis medallas en cinco Juegos Paralímpicos y 29 metales entre europeos y mundiales. Ahora también empieza a dejar su huella en el ciclismo. El valenciano ha logrado su segunda presea en el Mundial de carretera en Maniago (Italia) y se ha quedado muy cerca de enfundarse el maillot arco iris en la categoría C1.

Después del bronce en la contrarreloj, el deportista español ha brillado para colgarse la plata en la ruta, tras completar los 68 kilómetros en 1:49.09, cediendo solo ante el alemán Pierre Senska en el sprint. De esta forma logra el mismo resultado que cosechó en su debut en el Campeonato del Mundo del pasado año.

“He intentado disputarle el oro pero ha sido imposible, la llegada tenía adoquines y una curva complicada y al final segundo, pero muy contento con repetir la plata de Sudáfrica. Ahora toca disfrutarla”, ha comentado a dxtadaptado.com.

A punto de cumplir 43 años, Ten vive una segunda juventud con la bicicleta, medio al que se agarró con ocho años al salir del hospital después de que un cable de alta tensión que rozó le llevó a la amputación de los brazos y una pierna. Aunque se siente más a gusto en el velódromo -en el Mundial de pista de este año ganó un oro y un bronce- con pruebas más intensas pero breves, demuestra que también sabe rendir sobre el asfalto.

Por otro lado, en C1 Juanjo Méndez acabó undécimo con 1:49.14 y en C2 Maurice Ekchard finalizó en el puesto 14 con 1:46.01. Por su parte, en C3 Eduardo Santas ha sido sexto tras un final muy igualado al sprint (1:45.15) y se ha quedado a dos segundos del ganador. Y en C4 mismo desenlace para Óscar Higueras (quinto con 1:52.00), que ha cuajado una buena carrera en su debut.

(Visited 57 times, 1 visits today)