El murciano realiza un buen torneo en Rumanía pese a iniciar la competición sin su silla de ruedas.

Jesús Ortiz / dxtadaptado.com

Kike Siscar continúa su buena temporada consagrándose como uno de los mejores jugadores españoles de tenis en silla de ruedas. Pese a realizar una buena competición en el Open de Bucarest, el murciano se ha quedado a las puertas de segunda final internacional del año. Cedió en semifinales ante el polaco Kamil Fabisiak por 6-2 y 6-4.

Y eso que el tenista de Torre Pacheco tuvo que lidiar con otro problema, no disponía de su silla para el debut, ya que la compañía aérea KLM la había perdido junto a su maleta. “Por suerte, llevaba un pantalón y una camiseta para disputar el primer partido, y la silla, que son nuestras piernas y cada uno tiene sus medidas y adaptaciones, me la prestó un compañero”, ha relatado.

Venció en octavos de final al rumano Stancu Ionut Filisan por un doble 6-3. En cuartos le tocó medirse al veterano francés Laurent Giammartini, al que se impuso con brillantez por 6-4, 5-7 y 7-6. “Justo antes de salir a la pista llegó mi silla pero no la maleta, así que me tuvieron que dejar ropa. El encuentro lo recordaré toda mi vida, duró cuatro horas. En el tie break perdía 3-6, pero jugué calmado y le remonté 8-6 a un ex número uno del mundo, que pese a su edad tiene una enorme calidad. Ha sido el mejor partido que he jugado en mi carrera”, ha asegurado.

Ya en semifinales, el número 47 del ranking mundial perdió con el polaco Kamil Fabisiak por 6-2 y 6-4. “No jugué mal pero entré con menor ritmo y el estar en pista durante siete horas el día anterior -también había jugado un partido de dobles- tuvo que ver. Lo di todo y no pudo ser, pero estoy muy contento de mi participación en Rumanía. Ojalá en el próximo torneo las compañías aéreas tengan más cuidado con nuestro equipaje, bastante tenemos con pensar en nuestros rivales como para estar preocupados de si nos llegan o no nuestras sillas”, ha lamentado.

(Visited 35 times, 1 visits today)