Cuatro oros, cinco platas y dos bronces ha sido la cosecha de la selección española en Baie-Comeau (Canadá).

Jesús Ortiz / dxtadaptado.com

El equipo español de ciclismo paralímpico ha puesto el broche perfecto a una gran temporada con un botín de 11 medallas en la última Copa del Mundo del año. En la prueba disputada en Baie-Comeau (Canadá), la selección ha logrado cuatro oros, cinco platas y dos bronces.

La última la logró el tándem formado por Ignacio Ávila y Joan Font en fondo. Los vigentes campeones del mundo, esta vez no pudieron repetir la victoria del Mundial de Maniago (Italia) y se conformaron con el tercer puesto tras un final muy ajustado al sprint junto a los holandés Tristan Bangma-Cor van Leeuwen (oro) y los británicos Stephen Bate-Adam Duggleby (plata) con el mismo tiempo, 2:23.51. Adolfo Bellido y Noel Martín fueron novenos (2:28:24).

Unos minutos antes, Gonzalo García Abella había sumado su segunda presea de oro en T1. El madrileño de 22 años, que pertenece al equipo Cofidis de Promesas Paralímpicas, venía de hacer un doblete de bronce en el Mundial y cierra su primer año en la selección con dos oros. En la ruta se impuso con 41 minutos y 56 segundos al francés David Geslot.

En triciclos T2, Joan Reinoso logró una plata en la crono y rozó el podio en la ruta tras ser cuarto con el mismo registro (56:12) que el tercer clasificado, el neozelandés Stephen Hills. El balear también ha cuajado una gran campaña donde tuvo que superar una dura lesión para llevarse en el campeonato del mundo una plata y un bronce.

En C2, el veterano ciclista Maurice Eckhard consiguió un buen resultado con un bronce en la contrarreloj y una plata en fondo, que le sirve para quitarse la espina de las últimas citas internacionales, donde se había quedado cerca de las medallas. El Team Relay español de handbike se sigue superando en cada competición y volvió a subir al podio en una prueba internacional. Esta vez, el tridente formado por Sergio Garrote, Luis García-Marquina e Israel Rider se colgó de plata.

La Copa del Mundo en Baie-Comeau nunca la olvidará Garrote, que además de lograr la plata en la crono en H2, sumó el primer oro de su carrera. El handbiker del Club Ciclista Sant Boi se impuso en el sprint final al vigente campeón del mundo, el estadounidense William Groulx, por solo dos décimas. El catalán finaliza así una temporada espectacular, donde destaca los tres bronces en el Mundial de Maniago, una plata y un bronce en la Copa del Mundo de Ostende (Bélgica), dos platas y un bronce en Emmen (Holanda), además de ser campeón de España.

En territorio canadiense también llegó la primera medalla de oro en carretera para Ricardo Ten. El valenciano, que a principios de mes regresó del Mundial de Italia con un bronce en la crono y una plata en la ruta, logra una victoria de prestigio en fondo al imponerse al alemán Pierre Senska -vigente campeón del mundo- y al canadiense Ross Wilson en su territorio.

“Es una manera impresionante de ponerle fin a la temporada con la selección. Estoy muy contento, era un circuito con un repecho muy duro a tres kilómetros de la meta. Los contrincantes siempre nos estaban ganando al sprint y probé atacarles de lejos y lo he conseguido”, ha explicado.

El español logra un doblete en esta Copa del Mundo, ya que consiguió la plata en la contrarreloj y despide de esta forma un año brillante, en el que también sumó un oro y un bronce en el Mundial de ciclismo en pista en marzo en Río de Janeiro.

(Visited 32 times, 1 visits today)