La atleta navarra, que vuelve a competir tras su maternidad, sube al segundo cajón del podio en los 1.500 metros T13 en el campeonato continental de Berlín.

Jesús Ortiz / dxtadaptado.com

En los Juegos Paralímpicos de Río alcanzó su mayor recompensa en el atletismo con una medalla de bronce. Unos meses antes, Izaskun Oses tuvo que reiniciar su vida cuando se agravó su enfermedad ocular degenerativa por un glaucoma. Desde la cita en Brasil, una fractura en el pie y su posterior maternidad la alejó de las pistas, pero la navarra ha regresado de la mejor forma posible, con una plata en los 1.500 metros en el Europeo.

La española aguantó el ritmo durante media prueba a la favorita, la irlandesa Greta Streimikyte, que tras el paso por los 700 metros empezó a distanciarse para llevarse el oro. Izaskun, con un tiempo de 4:59.31, sube al segundo cajón del podio en la categoría T13 (discapacidad visual) tras casi dos años sin competir a nivel internacional.

“Conforme no estoy, siempre quiero más. Desde Río estuve lesionada y  luego embarazada, me ha costado mucho entrenar, pero estoy contenta por volver a la pista y sin dolor en el pie. El año próximo hay que empezar desde cero y prepararme a tope para el Mundial”, ha comentado la atleta, que en el pasado Europeo en Grosseto (Italia) sumó un doblete de plata.

Su gesta va más allá de la presea, ya que ha demostrado que ser madre no tiene por qué suponer un punto y final en la carrera de una deportista. El pasado 25 de diciembre dio a luz a Iker y desde enero ya se ejercitaba y se puso las zapatillas para recuperar la forma física. Ella es un ejemplo de que es posible conciliar el deporte de élite con la maternidad, aunque no ha sido una tarea fácil.

“Ha sido mucho esfuerzo, constancia y sacrificio no solo mío, también de mi marido y de los abuelos para cuidar al pequeño. Tengo que adecuar mis entrenamientos en función de las necesidades de mi bebé ya que le doy lactancia materna y no paro, no hay descanso. Entreno y tengo que volver a casa rápido porque cada dos o tres horas le toca una toma”, explicaba Izaskun antes de viajar a Berlín junto a su marido y a su hijo de ocho meses, al que le ha dedicado su primera medalla.

En los 1.500 metros también compitió la catalana Mari Carme Paredes junto a su guía Lorenzo Sánchez. La pareja, especializada en prueba de maratón, acabó en la cuarta posición tras cruzar la meta con un tiempo de 5:33.69.

(Visited 49 times, 1 visits today)