La selección española de baloncesto en silla arrolla a Polonia (52-79) y finaliza el campeonato del mundo en el Top 5.

Jesús Ortiz / dxtadaptado.com

La selección española masculina de baloncesto en silla de ruedas ha cerrado el Mundial con un meritorio quinto puesto tras arrollar a Polonia (52-79) con un gran Pablo Zarzuela (24 puntos y siete rebotes). España se marcha de Hamburgo con buenas sensaciones pero con un sabor agridulce porque ha demostrado tener talento, nivel y mimbres para aspirar a cotas más altas.

La subcampeona en los Juegos Paralímpicos de Río ha ido de menos a más en un torneo donde perdió sus tres encuentros de la fase de grupos (Australia, Países Bajos y Argentina), después mejoró su imagen para imponerse a Japón en octavos, rozó la victoria ante Gran Bretaña en cuartos y venció a Turquía, vigente campeona de Europa, antes de medirse a Polonia. Al final, quinta posición, que supone su segunda mejor actuación en un campeonato del mundo después de la cuarta plaza en Incheon (Corea del Sur) 2014.

El partido arrancó con un ritmo eléctrico, donde los polacos golpearon primero con Dominik Mosler bajo el aro (4-2). Pero poco a poco España fue destilando su juego combinativo, moviendo la pelota en busca de buenas situaciones para anotar y con mucha agresividad en el rebote, para endosarle al rival un parcial de 0-10, con seis puntos de Agustín Alejos (4-12). Amadou Diallo, Jordi Ruiz y Pablo Zarzuela también se sumaron al festival anotador del combinado español, que acabó el primer cuarto con un 65% de acierto en lanzamientos (14-26).

No cambió el guión en el segundo periodo, los de Óscar Trigo ahogaron a Polonia con una sólida defensa, intensidad y un ataque demoledor. De inicio, un parcial de 8-0 con reparto de puntos para Pablo y Ruiz (14-34). España se divertía en la cancha con un baloncesto coral y contragolpes letales. Ruiz, el artillero español, continuaba enchufado de cara al aro y amplió la diferencia con dos canastas más (16-40). Y otro que seguía ‘on fire’ era Pablo Zarzuela, que anotaba siete puntos seguidos. Todo le salía al equipo español, incluso un lejano triple sobre la bocina de David Mouriz (22-50).

Se relajó España a la vuelta de vestuarios y Polonia lo aprovechó para reducir distancias. Filipski lideró un parcial de 11-4 y obligó a Trigo a volver a sacar a pista a parte de su quinteto inicial. Sin embargo, el protagonista fue el joven Pablo Lavandeira, que demostró su descaro con dos robos, uno lo acabó convirtiendo él y el otro se lo puso en bandeja a Diallo (35-61). Filipski cerró el tercer cuarto con un triple (38-61).

En el último cuarto España controlaba el partido a su antojo y tras un parcial de 0-6 con dos contragolpes de Pablo Zarzuela y un tiro de dos de Asier García, el técnico español aprovechó para mover el banquillo y darle minutos a Jesús Romero, Óscar Onrubia y Pincho Ortega. El ala-pívot dejó su huella nada más salir con cuatro puntos (48-75). Asier García amplió la renta y el malagueño Romero hizo la última canasta del encuentro (52-79).

Ficha técnica del partido:

Polonia (52): Mateusz Filipski (9), Marek Bystrzycki, Dominik Mosler (10), Krzysztof Kozaryna (6), Krzysztof Bandura (6), Andrzej Macek (10), Adrian Labdzki (3), Kamil Kornacki, Piotr Darnikowski, Premyslaw Bonio, Piotr Luszynski (2) y Marcin Balcerowski (6).

España (79): Pablo Zarzuela (24), Fran Sánchez Lara (2), David Mouriz (3), Agustín Alejos (14), Amadou Diallo (10), Asier García (4), Jordi Ruiz (14), Pincho Ortega (4), Jesús Romero (2), Pablo Lavandeira (2) y Óscar Onrubia.

Parciales: 14-26, 8-24, 16-11 y 14-18

(Visited 35 times, 1 visits today)