Del 15 al 21 de octubre los españoles pelearán por las medallas en el campeonato que se disputará en Lasko (Eslovenia).

Jesús Ortiz / dxtadaptado.com

Llega una de las citas más importantes para el tenis de mesa paralímpico, el Mundial que se celebrará del 15 al 21 de octubre en Lasko (Eslovenia). España acude con una delegación de nueve jugadores que aspiran a conseguir un buen botín de medallas y de puntos para el ranking clasificatorio de los Juegos Paralímpicos de Tokio 2020.

En clase 2 estará Iker Sastre, que lleva una gran progresión en los últimos años. “Llego bien preparado, realicé concentraciones en Francia y en China, donde logré dos bronces en un Open en agosto. No me pongo metas, trataré de llegar lo más alto posible para mantener el Top 10 en el ranking. Me quedé fuera de los Juegos de Río 2016 por un puesto y desde entonces mi objetivo no es ganar una medalla europea o mundial, sino clasificarme para Tokio 2020 y quitarme esa espinita clavada”, apunta.

En clase 3 competirá el veterano palista granadino, Miguel Rodríguez, mientras que en clase 4 lo hará el pacense Francisco Javier López Sayago. Uno de los favoritos para conquistar la presea dorada es Álvaro Valera en clase 6. El andaluz cuenta con un palmarés de lujo, es doble campeón del mundo, tiene cuatro medallas paralímpicas y seis oros en europeos. Ahora busca su tercera corona mundial y tendrá como principal rival al danés Peter Rosenmeier.

“La competición estará muy igualada, pero soy ambicioso y mi objetivo es el oro, sumar mi tercer Mundial sería algo espectacular. Está más caro ganar los campeonatos, a ver si consigo de nuevo superar el reto y salgo victorioso”, recalca el número uno del mundo. En su misma categoría estará Alberto Seoane, con quien logró el año pasado el oro en el Mundial por parejas. “Llego bien preparado, con confianza y en un buen momento”, apunta el gallego.

Situado en el Top 14, el coruñés tratará de desplegar sus golpeos con la derecha y su velocidad de piernas para llegar lo más lejos posible. “En las últimas grandes competiciones me quedé a las puertas de las medallas por muy poco. Sé que hay mucho nivel en mi categoría, pero la idea es llegar a semifinales, voy a por todas, a ponerle las cosas difíciles a los favoritos y a intentar dar la sorpresa para subir al podio”, añade.

Jordi Morales, que acumula en mundiales una plata individual -en Corea 2010- y dos oros y una plata por equipos, también luchará por los metales en Eslovenia en clase 7. “Lo afronto con mucho optimismo, estoy el número ocho en el ranking y me veo con opciones de medalla. La competencia es grande, los jugadores tienen un nivel muy alto, pero cualquier cosa puede pasar”, asegura el catalán.

En clase 9 destaca Juan Bautista Pérez, que a sus 49 años está entre los cuatro mejores del ranking mundial. “Voy con bastante ilusión, nos jugamos mucho de cara a la clasificación para Tokio 2020. Las sensaciones son muy buenas, llego en un buen estado de forma, con respeto a los rivales pero sin miedo a nadie”, subraya.

El extremeño, plata por equipos en Río 2016 y bronce en el pasado Europeo, confía en su veteranía y en su juego rápido cerca de la mesa para conquistar una presea: “Siempre me preparo para ser campeón, soy ambicioso, aunque estaré satisfecho con subir al podio. El rival a batir es el belga Laurens Devos, que me paró los pies en las últimas competiciones, pero las ‘bestias negras’ están para cazarlas”.

En clase 10, el zaragozano Jorge Cardona afronta su cuarto Mundial, siendo su mejor resultado individual un cuarto puesto hace ocho años. “Ojalá rompa esa barrera y pueda alcanzar una medalla. Ahora empieza la carrera para llegar a Tokio y hay nervios porque todos queremos estar en los Juegos. Con la excepción del polaco Patryk Chojnowski, que está un peldaño por encima, existe mucha igualdad, hay un grupo de unos ocho jugadores que nos vamos a disputar las otras medallas”, comenta.

Le acompañará en esa categoría José Manuel Ruiz, uno de los grandes referentes del tenis de mesa. El abanderado español en Río lleva 25 años cosechando éxitos, con una decena de metales en mundiales. “Será un campeonato duro e igualado, el nivel es cada vez mayor. Quiero lograr una medalla y sumar puntos para el ranking”, apostilla el granadino.

(Visited 251 times, 1 visits today)