El jugador andaluz cae en la final con el danés Peter Ronsenmeier por 0-3 y se cuelga la medalla de plata en Clase 6.

Jesús Ortiz / dxtadaptado.com

Una vez más, como ya ocurrió hace dos años en la final de los Juegos Paralímpicos de Río de Janeiro, Álvaro Valera se ha topado con su ‘bestia negra’. El danés Peter Rosenmeier ha privado al español colgarse el oro en el Mundial de tenis de mesa disputado en Lasko (Eslovenia). El palista andaluz no ha podido culminar su gran campeonato, aunque se lleva una plata en Clase 6.

Cada año se supera pese a las dificultades con las que tiene que lidiar ante la pérdida de musculatura y movimientos en piernas y en brazos por la polineuropatía con la que nació. El número uno del mundo se ha quedado cerca de su tercer título mundial, solo un viejo conocido, un enemigo íntimo, le ha impedido lograr el oro. El sevillano comenzó enchufado el primer set con 7-4. Pero el danés volteó el marcador (8-11).

El segundo set empezó más igualado, ninguno se daba una tregua, hasta que Valera tomó la iniciativa para distanciarse (9-5). Con todo a favor, no supo amarrarlo y se le escapó por 11-13. En la última manga, pese a estar 0-3 en el arranque, le dio la vuelta (7-5) e incluso tuvo una bola de set. Rosenmeier no claudicó y le asestó el golpe definitivo (10-12) para llevarse el oro, como ya hiciera en Río 2016.

Un duro golpe para Valera, que había realizado un torneo perfecto hasta plantarse en la final. Ganó sus partidos en la fase de grupos con solvencia  (3-1 al estadounidense Ian Philip Seidenfeld y al chino Chao Chen), superó en cuartos al chino Jiaxin Huang por 3-0, el mismo resultado que consiguió en semifinales con el surcoreano Hong Kyu Park.

Tras finalizar el partido dxtadaptado.com ha podido hablar con Álvaro Valera: “Tengo una sensación un poco amarga. Tenía expectativas de volver con el oro y poder darme la revancha con el danés que me ganó la final en Río, pero no ha podido ser, hoy no he estado muy fino y él ha jugado muy bien y ha estado muy acertado en momentos clave. Así es el deporte y nos queda aprender y seguir trabajando para la próxima vez estar a la altura. No obstante la plata irá sabiendo mejor a medida que pasen los días”.

Con esta medalla, el jugador español ya acumula cinco individuales -dos oros, dos platas y un bronce- en mundiales. Además, en su palmarés figuran seis oros europeos y cinco preseas (un oro, tres platas y un bronce) en los Juegos Paralímpicos. Incansable, voraz y trabajador, Valera seguirá luchando para llegar a Tokio 2020 con el objetivo de alcanzar el oro.

(Visited 43 times, 1 visits today)