El palista extremeño cae en semifinales con el ruso Iurii Nozdrunov por 1-3 pero logra su primera medalla mundialista.

Jesús Ortiz / dxtadaptado.com

Juan Bautista Pérez vive el momento más dulce de su carrera deportiva a sus 49 años. El palista extremeño ha logrado su primera medalla individual en un Mundial, tras alcanzar el bronce en Clase 9 en el campeonato disputado en Lasko (Eslovenia). El español lo dio todo en semifinales aunque no pudo con el ruso Iurii Nozdrunov y cayó por 1-3 (9-11, 11-8, 9-11 y 8-11).

El veterano jugador ya había asegurado su presencia en el podio tras una gran competición. En la fase de grupos fue primero con dos victorias ante el israelí Aviv Gordon (3-0) y el finlandés Esa Miettinen (3-2), mientras que en cuartos de final doblegó por 3-1 al hongkonés Chi Yin Wong para amarrar la medalla de bronce.

“Las sensaciones son increíbles, había que luchar por este campeonato, tenía que cumplir con mi objetivo, que era lograr una medalla y lo he hecho. Tengo el bronce que tanto anhelaba, que me da el pase para los Juegos Paralímpicos de Tokio 2020. Aunque he perdido las semifinales, donde lo di todo, estoy muy feliz, es un gran día. Me quedo con lo conseguido, una medalla muy trabajada que me anima para Tokio”, ha explicado a dxtadaptado.com.

El extremeño, número cuatro del mundo y bronce en el pasado Europeo, sigue cosechando éxitos en un deporte en el que ya era internacional absoluto con la selección española con 15 años. Con 16 figuraba entre los tres mejores jugadores de España, era un talento precoz, pero a los 18 recibió un palo duro, en su primer Mundial en Nueva Delhi contrajo una enfermedad llamada Landry Guillain-Barré, una dolencia que bloquea los nervios y las conexiones musculares y que le dejó secuelas en las piernas. Tras una dura y larga rehabilitación, 25 años después Juan Bautista Pérez vuelve a estar en lo más alto del tenis de mesa.

(Visited 100 times, 1 visits today)