España acude con ocho deportistas al campeonato del mundo que abre el ranking clasificatorio para los Juegos Paralímpicos.

Jesús Ortiz / dxtadaptado.com

Comienza la carrera hacia los Juegos Paralímpicos de Tokio 2020 para los judocas españoles. El contador empieza a sumar puntos para el ranking clasificatorio en el Mundial de Lisboa que se disputa del 16 al 18 de noviembre, al que España acude con una nutrida expedición: Marta Arce, Sergio Ibáñez, Borja Pahissa, Álvaro Gavilán, Daniel Gavilán, David García, Abel Vázquez e Íñigo Gerbolés

“Es la primera de las siete pruebas que puntúan para la clasificación. Lo afrontamos con mucha ilusión, llevamos año y medio preparándonos para mejorar y queremos plasmar en este campeonato el buen trabajo realizado en los entrenamientos. Los resultados que hemos obtenido en las Copas del Mundo han sido buenos, sacamos medallas en todas, así que vamos con ganas de hacerlo bien”, explica el seleccionador, Alfonso de Diego.

Una de las bazas del equipo español es Sergio Ibáñez (-60 kilos), que a sus 19 años se ha asentado en la élite. “Es el que más progresión ha demostrado en los últimos dos años, empecé a contar con él en 2016 siendo junior y ha pasado de acudir a los torneos para coger experiencia a disputar las medallas. Es uno de los españoles que más opciones tiene de estar en el podio en el Mundial”, asegura De Diego.

El deportista del Judo Club Zaragoza es el vigente subcampeón de Europa y este año ha logrado una plata en la Copa del Mundo de Turquía y un bronce en la Copa de España absoluta ante deportistas videntes. “Afronto con mucho ánimo y confianza mi primer Mundial. Estoy progresando en cada entrenamiento y sé que tengo posibilidades de lograr una medalla. Habrá que mantener la cabeza fría en cada combate y darlo todo”, apunta el aragonés.

En su misma categoría también estará el onubense Borja Pahissa. “Ha tenido un buen crecimiento, le queda mucho recorrido, en la última competición hizo un buen papel y puede dar alguna sorpresa. Tuvo una rotura de fibras en la concentración que hicimos Francia que le impidió entrenar durante dos semanas, pero llegará bien al torneo”, comenta el seleccionador.

En -66 kilos estarán el sevillano David García, que “ha experimentado una gran mejoría y si queda entre los ocho primeros será un buen resultado”, así como el madrileño Daniel Gavilán, que acumula tres medallas de bronce en europeos (Hungría 2013, Portugal 2015 y Birmingham 2017). “Entrenando está mejor que nunca en estos cuatro años, pero en las competiciones no rinde al mismo nivel. Su hándicap es esa irregularidad, esperamos que llegue centrado y con confianza, tiene condiciones para estar en el podio”, recalca el técnico español.

Su hermano, Álvaro Gavilán, luchará en -73 kilos: “Es un gran competidor, su mayor virtud es que nunca se da por vencido, aunque tenga delante al mejor judoca del mundo, si le ganan es porque su rival es mejor que él. Este año había raspado las medallas en varias ocasiones, hasta que en Kazajistán fue bronce”. “Es mi tercer Mundial, en los anteriores caí en el primer combate, así que espero hacerlo mejor. Me encuentro muy bien entrenando este año y quiero una medalla en este Mundial. Trataré de vaciarme en el tatami hasta el último segundo y no quedarme con la sensación de que podría haber dado más”, comenta.

En abril, Marta Arce se fracturó el radio de su brazo derecho y llega muy justa al Mundial. “La lesión fue bastante dura, se complicó la recuperación y no he tenido tiempo para entrenar. Las pesas se me caían al suelo, no podía agarrar porque tengo poca fuerza y resistencia. Es cierto que no tengo miedo para poner el brazo y parar a mis rivales, pero voy a medio gas”, dice la vallisoletana, triple medallista paralímpica (plata en Atenas 2004, Pekín 2008 y bronce en Londres 2012).

La judoca, que regresó a la competición hace una temporada después de cinco años retirada y logró una plata continental, ya fue campeona del mundo en 2006 y en su último Mundial en 2011 fue plata pese a tener un pie roto. “Si tengo una pizca de suerte en el sorteo, puedo estar entre las ocho mejores. Una vez en cuartos, todo puede pasar, estoy con muchas ganas e ilusión”, añade.

También regresan a la competición dos veteranos, el andaluz Abel Vázquez (81 kilos) y el navarro Íñigo Gerbolés (100 kilos). “Abel lleva dos años sin competir en pruebas internacionales y no sabemos cómo está su nivel, pero se encuentra bien físicamente, tiene mucha experiencia y es muy regular en las competiciones. Mientras que Íñigo, aunque no ha competido, no ha dejado de entrenar y confiamos en que realice un buen campeonato”, apostilla De Diego, que estará acompañado por los entrenadores Raúl Clemente, Javier Delgado y Sonia Andonegui, así como por el fisioterapeuta Alexis Cámara.

(Visited 448 times, 1 visits today)