El aragonés logra el mejor resultado de los españoles en la primera jornada. Sergio Ibáñez cae en la repesca y Álvaro Gavilán en el segundo combate.

Jesús Ortiz / dxtadaptado.com

La suerte le ha sido esquiva a la selección española de judo en la primera jornada del Mundial en Lisboa. El mejor resultado en el tatami portugués lo ha firmado Borja Pahissa, que ha sido séptimo en la categoría de -60 kilos. El onubense, que llegaba a la competición sin estar al 100% recuperado de una lesión, ha ido de menos a más para colarse entre los siete mejores del mundo.

El judoca andaluz de 21 años perdió en su debut con el kazajo Olzhas Orazalyuly, que a la postre se llevaría el oro. En la repesca logró dos victorias por ippon ante el japonés Takaaki Hirai y con el argelino Mouloud Noura. Pero se quedó a las puertas de pelear por el bronce tras caer con el chino Xu Zhao. Buena actuación de Pahissa, que suma los primeros puntos del ranking clasificatorio para los Juegos Paralímpicos de Tokio 2020.

“Borja ha competido muy bien, en la repesca ha hecho dos grandes combates, con el japonés que fue plata en los Juegos de Londres y con el argelino, que ganó el Mundial de 2014. Y perdió con el chino, que a priori era el más asequible. Buen resultado que le da confianza para el futuro”, ha explicado el seleccionador nacional, Alfonso de Diego.

Una de las bazas españolas para luchar por las medallas era Sergio Ibáñez, que también competía en -60 kilos. El aragonés, vigente subcampeón de Europa, empezó con un triunfo sobre el indio Karmpal por ippon. Pero en el siguiente duelo cedió con el uzbeko Sherzod Namozov, campeón asiático y oro en los Juegos de Río de Janeiro. En la repesa no pudo con el azerbaiyano Vugar Shirinli.

“Sergio se ha enfrentado a los dos mejores de su peso, con el campeón paralímpico y luego con un azerbaiyano que hasta hace tres meses competía con gente sin discapacidad. Con otro emparejamiento, seguro que habría estado en las medallas. La sensación es agridulce, pero cuando vimos el sorteo el día anterior nos dimos cuenta de que sería difícil”, ha añadido De Diego.

En -66 kilos el madrileño Daniel Gavilán fue eliminado en el primer combate por el kazajo Azamat Turumbetov, mientras que el andaluz David García también perdió con el venezolano Marcos José Falcón. Y en -73 kilos, Álvaro Gavilán venció al mongol Davaadagva Enkhtuya por ippon, pero se despidió del Mundial tras ser derrotado por el alemán Nikolai Kornhass, campeón de Europa y bronce en los Juegos de Río, a pesar de que mandaba en el marcador a falta de 30 segundos.

Este sábado será el turno del resto de españoles: el andaluz Abel Vázquez (81 kilos), que regresa tras dos años sin competir a nivel internacional y que se medirá al campeón asiático, el uzbeko Nurbek Mirzaev. También vuelve a los tatamis el navarro Íñigo Gerbolés, que se enfrentará en -100 kilos al alemán Oliver Upmann.

Y la única representante femenina, Marta Arce (-63 kilos), tendrá que lidiar con la japonesa Hiroko Kudo. La vallisoletana, triple medallista paralímpica (plata en Atenas 2004, Pekín 2008 y bronce en Londres 2012), es una incógnita para este Mundial, ya que llega muy justa porque no ha tenido una óptima preparación por culpa de la fractura del radio de su brazo derecho que sufrió en abril.

(Visited 30 times, 1 visits today)