Buena actuación del sevillano tras dos años sin competir. Marta Arce, novena e Íñigo Gerbolés cae en el primer combate.

Jesús Ortiz / dxtadaptado.com  

Tras los Juegos Paralímpicos de Río de Janeiro 2016, Abel Vázquez decidió aparcar el judo y centrarse en su carrera como profesor de Educación Física. En su vuelta a la competición internacional, el sevillano ha firmado una meritoria séptima posición en la categoría de -81 kilos en el Mundial que se celebra en Lisboa (Portugal).

El deportista del CD Judolin se ha quedado a las puertas del bronce en su regreso al tatami pero suma 80 puntos importantes para el ranking clasificatorio de los Juegos de Tokio 2020. Como el resto de españoles, tampoco tuvo suerte en el sorteo y en su debut le tocó medirse al  uzbeco Nurbek Mirzaev, uno de los más fuertes. A pesar de poner en aprietos a su rival, cayó por ippon.

El judoca andaluz se resarció en la repesca con dos victorias por ippon ante el kazajo Temirbolat Tashekenov a los 30 segundos y el georgiano Avtandil Kirkitadze, pero cedió después frente al francés Natha Petit. “Ha hecho una gran competición y deja muy buenas sensaciones pese a llevar dos años sin competir. Es un deportista que no destaca por ser el más fuerte ni el más rápido, pero es muy inteligente, mantiene siempre la concentración”, ha explicado el seleccionador Alfonso de Diego.

En categoría -63 kilos, Marta Arce no ha podido pelear por las medallas y ha terminado en el noveno puesto. La vallisoletana, triple medallista paralímpica (plata en Atenas 2004, Pekín 2008 y bronce en Londres 2012), era una incógnita para este Mundial ya que llegaba muy justa porque no tuvo tiempo para prepararse por culpa de la fractura del radio de su brazo derecho que sufrió en abril.

Pese a ello, lo ha dado todo en el tatami y demostró su talento en el primer combate tumbando a la japonesa Hiroko Kudo. En la segunda ronda le tocó lidiar con un hueso duro, la coreana Song Lee Jin, que a la postre se proclamó campeona del mundo. “Llevó la iniciativa del combate y estuvo a punto de luxarla, pero su rival la inmovilizó al final y perdió”, ha relatado el técnico español.

En la repesca por el bronce, Arce quedaba eliminada ante la francesa Manon Cellier. “Su actuación ha sido positiva, ha estado mucho tiempo parada por la lesión y en condiciones normales habría peleado por el podio o al menos, por estar entre las cinco primeras. Suma 30 puntos para el ranking”, ha añadido De Diego.

Y en -100 kilos, el navarro Íñigo Gerbolés, que también regresaba a la competición, perdió en primera ronda con el alemán Oliver Upmann. “Lo ha hecho muy bien, ha perdido por tres sanciones, dos de ellas muy rigurosas. Llevó la iniciativa del combate, el rival no hizo ningún ataque en dos minutos, pero no podemos controlar las decisiones arbitrales. Estamos contentos con su rendimiento”, ha apuntado el seleccionador.

En la primera jornada, el onubense Borja Pahissa fue el mejor de los españoles tras alcanzar la séptima posición en -60 kilos y cosechó 100 puntos que le sitúan en el Top 7 del ranking mundial. En la misma categoría, el aragonés Sergio Ibáñez perdió en la repesca y se lleva 30 puntos, los mismos que Álvaro Gavilán en -73 kilos. David García y Daniel Gavilán, en -66 kilos, se despidieron de la competición en el primer combate. Este domingo finaliza el campeonato con la prueba por equipos, donde España tratará de inaugurar su medallero.

(Visited 74 times, 1 visits today)