El deportista valenciano, junto a su guía Mikel Montoro, tendrá su bautismo internacional en ciclismo en la Copa del Mundo de Manchester.

Jesús Ortiz / dxtadaptado.com

Se erigió en el mejor lanzador ciego de la historia tras ganarlo todo: cuatro oros y un bronce en Juegos Paralímpicos y 21 medallas entre mundiales y europeos. Pero a mediados de 2017 David Casinos cambió el atletismo por el ciclismo, un deporte que ya practicaba antes de perder la visión por una retinopatía diabética. Tras una mala experiencia con su primer piloto, ahora pone el contador a cero junto a Mikel Montoro, sus nuevos ojos sobre el velódromo.

«Estar con un guía era algo nuevo, soy ciego total y para estar a un buen nivel tenía que conocer bien a mi compañero y entrenar con él todos los días, algo que no fue posible ya que José Antonio Villanueva vivía en Madrid y yo en Valencia. No cuajó y me desanimó. Se lo conté a mi nutricionista y él me puso en contacto con Mikel, un joven ciclista de 20 años que me ha vuelto a ilusionar», asegura.

Desde hace casi ocho meses comparten horas de entrenamientos en el velódromo Luis Puig junto a Eloy Izquierdo, entrenador del Paracycling Hyundai Koryo Car-Dstrel. «Había rechazado ofertas de equipos profesionales en Japón, pero acabé tan agobiado con la forma de vida de ese país que decidí dejar el ciclismo en carretera y me centré en mis estudios. Sin embargo, conocí a David y me entusiasmó su proyecto. Pese a ser un deportista tan laureado y con tantas medallas, me ha sorprendido que viva este reto con humildad y sencillez. Aprendo mucho de él», subraya Montoro.

Para Casinos no fue nada fácil cambiar los discos y las bolas de acero por los pedales, aunque se adapta a la nueva disciplina con esfuerzo y perseverancia. «Pasar del lanzamiento a la bicicleta ha sido un cambio radical. Ahora tengo que mantener las pulsaciones muy altas, así como trabajar una potencia sostenida, la cadencia, la fase aeróbica y saber gestionar el ácido láctico. Ir a 70 kilómetros por hora durante un minuto es muy complicado», recalca Casinos.

La pareja tendrá su bautismo internacional este fin de semana en la Copa de Europa de Manchester, a la que acuden cargados de confianza y motivación. «Las sensaciones son muy buenas, hemos ido creciendo, tenemos un tándem de primer orden y vamos rápido, pero nos enfrentaremos a los mejores pistards del mundo. Competiremos en las pruebas de kilómetro contrarreloj y 200 metros, no estaremos entre los primeros, aunque la idea es coger experiencia y lograr una marca para conocer en qué nivel estamos y hacia dónde podemos ir», apunta el valenciano.

La competición en Gran Bretaña es el primer paso que darán con la intención de formar parte de la selección española que dirige Félix García Casas. «Tenemos calidad como velocistas para poder soñar y si nos lo merecemos en la pista, nos gustaría en marzo acudir al Mundial de Apeldoorn (Holanda), estar con los más grandes. Y si lo hacemos bien, ¿por qué no ir más allá y pensar en los Juegos Paralímpicos de Tokio 2020? Lo vamos a dar todo», añade Casinos.

(Visited 122 times, 1 visits today)