El Mundial, el Europeo, un Grand Prix y una Copa del Mundo marcarán el camino hacia los Juegos Paralímpicos.

Jesús Ortiz / dxtadaptado.com

Los judocas de la Federación Española de Deportes para Ciegos ya preparan un año que será muy importante en el camino hacia los Juegos Paralímpicos de Tokio 2020. Cuatro pruebas serán puntuables esta temporada para el ranking clasificatorio: Mundial, Europeo, un Grand Prix y una Copa del Mundo. Y el próximo año habrá dos campeonatos más que dilucidarán quiénes obtienen los billetes para la cita de Japón.

Sin tiempo que perder, dos de las referencias en España, Sergio Ibáñez y Borja Pahissa (categoría -60 kilos) se encuentran estos días en el Centro Olímpico de Entrenamiento de Mittersill (Austria) con los mejores del mundo para perfeccionar su técnica. “Hemos repetido experiencia porque el ambiente para entrenar es perfecto ya que hay muchos combates con gente de primer nivel para medirnos”, ha comentado el seleccionador nacional, Alfonso de Diego.

Ibáñez quiere repetir un gran año como hizo en 2018, donde logró una plata en la Copa del Mundo de Antalya (Turquía) y derribó una barrera más hacia la inclusión tras lograr una histórica medalla de plata en el campeonato de España absoluto ante rivales videntes. Por su parte, el onubense Pahissa fue junto a Abel Vázquez, el que mejor resultado obtuvo en el Mundial de Lisboa con un séptimo puesto.

La de Austria será la primera de las numerosas concentraciones previstas para este curso. “Del 3 al 7 de febrero nos reuniremos en Madrid junto a la selección coreana. En marzo tenemos el primer torneo internacional en Tokio, en el Kodokan, el centro neurálgico del judo, será una motivación competir allí. Llevaremos a siete judocas, aunque no podrá estar Marta Arce, que ha sido operada recientemente y no estará recuperada hasta abril”, ha explicado De Diego.

Unos días después disputarán otra competición en Heidelberg (Alemania) y en mayo llegará la primera prueba puntuable del año con el Grand Prix de Baku (Azerbaiyán). A comienzos de julio afrontarán un plato fuerte, el campeonato del mundo en Fort Wayne, Indiana (EE.UU.) y a finales de ese mes tendrán otro gran reto con el Europeo en Génova (Italia). La Copa del Mundo en Atyrau (Kazajistán) en septiembre cerrará la temporada.

“El próximo año habrá otras dos competiciones más, así que hasta la última no sabremos quiénes se clasificarán. Será más complicado que en los Juegos de Río 2016, donde llevamos a cuatro deportistas, porque se reduce el número de plazas. Antes iban los diez primeros de cada categoría y ahora sólo los siete mejores. Tengo esperanzas de clasificar a tres judocas, sería un buen resultado”, ha añadido el seleccionador.

(Visited 57 times, 1 visits today)